El Hyundai i10 se pone al día

El modelo de menor tamaño de la marca coreana presenta una serie de mejoras que afectan a su equipamiento, suspensiones y diseño, todo ello para ofrecer un producto mejorado y adaptado a los nuevos tiempos.


 

Si nos centramos en su diseño, el renovado i10 adopta nuevos parachoques y nuevas luces LED diurnas, que se ubican en los bordes de la nueva parrilla. La zaga, además de los paragolpes de nueva factura, incorpora unas ópticas mejoradas que integran las luces antiniebla redondeadas. Por último, visto de perfil el urbanita de Hyundai presenta unas molduras laterales y unas llantas de 14 pulgadas de renovado diseño.

 

Hyundai también ha querido mejorar el comportamiento dinámico, y para ello el nuevo i10 integra tacos y topes de suspensión mejorados y nueva desmultiplicación de la dirección.

 

Al igual que su predecesor, el nuevo i10 está disponible en dos motores gasolina de 1,0 litros y 1,25 litros, con tracción delantera Se puede escoger entre cambio de 5 velocidades manual para el 1.0MPi y 1.2MPi, y un 4 velocidades automático en el motor 1.2MPi. El modelo BlueDrive, basado en la variante 1.0 gasolina, incluye una serie de características para reducir el consumo de combustible.

 

MÁS AVANZADO, SEGURO Y CONFORTABLE 

 

Para estar a la altura de sus competidores, el nuevo i10 incluye un nuevo sistema de navegación con pantalla táctil de siete pulgadas, que adopta Apple CarPlay y Android Auto para una perfecta integración de dispositivos móviles basados en iOS o Android. También ofrece un sistema de navegación con una suscripción gratuita de siete años en los servicios LIVE, que informa sobre las condiciones de tráfico en tiempo real, la predicción del tiempo local y puntos de interés, así como la posición de las cámaras de velocidad en países donde está permitido por la ley.

 

En el campo de la seguridad el i10 también evoluciona, gracias a la nueva cámara multifuncional: un sistema de advertencia de colisión frontal (FCWS) y un sistema de alerta de cambio de carril (LDWS). Haciendo uso de los sensores de la cámara frontal, FCWS alerta al conductor acústicamente y visualmente sobre los peligros de colisión que surgen de otros vehículos. El LDWS advierte al conductor si se realizan cambios de carril indeseados mientras el coche se desplaza a más de 60 km/h, avisará al conductor de manera acústica antes de que el coche cruce las líneas.

 

En cuanto a equipamiento se refiere, el pequeño modelo de asiático dispone de elementos como el climatizador automático, volante y asientos delanteros calefactados entre lo más destacable.