El Hotel Universal seguirá 'presumiendo' de ruina en plena Rúa

El edifico del viejo Hotel Universal en La Rúa.

El Ayuntamiento no tiene previsto retirar los apuntalamientos del edificio que albergó el Hotel Universal y se seguirá haciendo cargo de los trabajos necesarios para su conservación pese a que los debería hacer la propiedad. Lleva casi diez años así.

El viejo Hotel Universal seguirá 'luciendo' en plena calle la Rúa como una de las mayores ruinas que se pueden ver en el eje Plaza Mayor-Catedrales, uno de los recorridos de más afluencia turística. Así que miles de visitantes podrán observar cómo se mantiene en pleno centro un edificio en riesgo de ruina, que lleva años en situación precaria y que deja estampas de suciedad y la fea imagen de un edificio apuntalado en pleno centro histórico. Una situación que lleva así casi una década, desde que en 2007 se iniciara la declaración de una ruina demasiado prolongada.

 

El grupo municipal Ganemos Salamanca ha sido el último en interesarse por el asunto en la comisión de Fomento de este martes y ha preguntado sobre el expediente de la calle La Rua nº 17, que corresponde con el edificio del Hotel Universal, y la denegación de la declaración de ruina. Según el grupo, la respuesta del equipo de Gobierno ha sido que en dicho inmueble se proseguirán las actuaciones municipales para el cumplimiento del deber de conservación por parte de su propietario, que se aprobará el proyecto y se llevarán a cabo las obras.

 

Eso supone que será el Ayuntamiento quien se siga haciendo cargo de que el edificio no se caiga aunque tiene un propietario, una conocida promotora de Salamanca, que hace años que intenta cerrar un acuerdo con parte de la propiedad que se mantiene en la última familia que se hizo cargo del hotel. De hecho, el concejal delegado, Carlos García Carbayo, ha informado que no está previsto retirar los apuntalamientos que existen en la vía pública. Así que el 'espectáculo' va para largo.

 

El edificio que albergó el hotel lleva desde 2007 declarado en ruina sin que el Ayuntamiento de Salamanca haya obligado a la promotora que lo compró a llevar a cabo una rehabilitación definitiva: incluso presentó tarde la inspección de edificios sin que se haya actuado.

 

En abril de 2010 está fechada la escritura por la que la promotora Palco 3 se hace con la propiedad de dos terceras partes del edificio del hotel, los números 13-15-17 de la Rúa; la tercera parte restante sigue en manos de Petra Rodríguez Paradinas, fallecida, pero que sigue figurando como propietaria en los datos de la finca. El acuerdo le cuesta 3,3 millones de euros que se compromete a desembolsar en un calendario de pagos que abarca hasta septiembre de 2014. Sin embargo, el hecho de que exista un nuevo propietario y que este esté localizado (es una de las promotoras más conocidas de la ciudad) no ha cambiado en nada la situación del edificio: la obligada rehabilitación no se produce y traspasa todos los plazos y procedimientos.

 

De hecho, ni siquiera la entrada en vigor de la ordenanza de la Inspección Técnica de Construcciones empuja al Ayuntamiento a tomar cartas en el asunto. Así ocurre con el edificio anexo, en el número 17, que por su antigüedad (es anterior a 1930) tenía el 31 de diciembre de 2011 como fecha límite para pasarla. Sin embargo, no es hasta el 9 de octubre de 2013, casi dos años después, que Palco 3 (su propietaria) presenta la ITC con el resultado de desfavorable. El edificio, el del número 17, conocido por sus arcos y la copistería que alberga, forma una unidad funcional con el del hotel a partir de la primera planta. Sin embargo, los números 13 y 15 no figuran entre los obligados a pasar esta ITC.