El Guijuelo se suicida en Gijón

(Foto: Sara Bayón)

El equipo de Fernando Estévez se hunde aún más ante el Sporting B y termina desquiciado para cosechar su quinta derrota consecutiva y encender aún más las señales de alarma. La falta de gol condena a un Guijuelo desconocido.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

SPORTING DE GIJÓN B: Dennis; Benito, Guitián, Borja Álvarez, Sergio M.; Adama Touré, Tato, Guille Donoso (m. 82 Chus), Juan Mera (m. 66 Jaime); Viesca y Mendi (m. 85 Álex García).

 

CD GUIJUELO: Felipe Ramos; Antonio Moreno (m. 78 Lambarri), Jonathan, Gonzalo, Razvan; Javi Moreno (m. 78 Jorge Alonso), Valero, Garban (m. 69 Raúl), Fran Pastor; Chuchi y Nierga.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 70, Mendi.

 

ÁRBITRO: Hugo José López Puerta (colegio madrileño). Amonestó a Chus (m. 84) por parte del Sporting B y a Javi Moreno (m. 19) y Valero (m. 90) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 25 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en Mareo a Sporting B y CD Guijuelo.

El CD Guijuelo sigue sin volver... ha iniciado un viaje hacia ningún lugar y ha vuelto a suicidarse por quinta semana consecutiva, con una nueva derrota frente al Sporting B en Mareo que ha supuesto casi un suicidio.

 

Malas, muy malas noticias se desprenden del juego de un equipo que carece de los fundamentos que le llevaron a lo más alto hasta hace poco más de un mes y que se ha desmoronado como lo hace una baraja de cartas con un leve soplido, ése que le lleva a irse de los partidos y a no recuperar un problema mental que va más allá.

 

Sin gol y sin apenas disparon ni fútbol es complicado revertir una situación que parece ir más allá del terreno de juego... cinco derrotas seguidas dejan muy tocado a un equipo que se marchó y aún sigue sin volver.

 

Estévez salió de inicio con un once que mostraba una clara intención de trabajo, intensidad y motivación en el campo, quizá por encima de buscar un juego más de toque, aunque el Guijuelo no iba a renunciar a sus principios. Antonio Moreno volvió al lateral derecho y Jonathan al eje de la zaga junto a Gonzalo, lo que llevó a Yeray al banco. Garban y Fran Pastor fueron los puntales por banda y 'El Increíble' volvió al once para ser la referencia en el ataque.

 

El Guijuelo comenzó el partido con otro ánimo diferente y con la mentalidad de saber que se jugaba mucho más que tres puntos. El equipo salmantino salió con muy buenas sensaciones y con un Fran Pastor muy activo por banda derecha, que podía convertirse en una de las claves del partido por su velocidad. En una de sus llegadas, a punto estuvo de llegar Garban y en otra de Razvan, Valero tampoco pudo alcanzar la pelota.

 

El dominio y las ocasiones eran para un Guijuelo diferente a otros días, mentalizado y muy serio. El Sporting B basaba su juego en busca a Mendi, muy solo en la punta de ataque, acciones ante las que había que tener mucho cuidado, igual que con las contras del equipo de Hervás.

 

El equipo dominaba y no pasaba apuros pero no terminaba de enlazar esa jugada definitiva que le dejara en una clara ocasión de gol; quizá era cuestión de tiempo, ante un Sporting B que no estaba cómodo. Pero faltaba remate y más presencia en la punta de lanza del equipo salmantino.

 

Pasaban los minutos y el partido entraba en continúas interrupciones de ritmo que beneficiaban más a los locales que al Guijuelo, al que restaba continuidad en las acciones, privándole de la opción de llegar con peligro arriba. No en vano, el equipo de Estévez cerró el primer acto con más dominio pero sin golpear el balón entre los tres palos.

 

EL DÍA DE LA MARMOTA

 

En la reanudación, ambos equipos se repartieron las llegadas con Tato y Mendi como protagonistas al principio para los asturianos y Garban después para los salmantinos, en un choque sin pausa o ritmo, que quizá necesitaba más control del juego.

 

Y ese descontrol llevó al Sporting B a golpear el balón en la escuadra después de un disparo de Sergio que casi sorprende a los salmantinos, lo que hizo reaccionar a Estévez, que mandó calentar a Jorge Alonso y Raúl Ruiz. Mientras tanto, el Guijuelo seguía careciendo de remate y del premio del gol.

 

Fran Pastor y Garban se convirtieron en protagonistas por ambos costados y entre los dos intentaron sin éxito adelantar al Guijuelo en el marcador; toda hacía indicar que el primero que 'mojase' se iba a llevar los tres puntos. Además, con el paso de los minutos, el equipo comenzó a venirse abajo y el Sporting B se creció, se vino arriba y se volcó sobre la portería de Felipe Ramos.

 

De hecho, el portero salvó al Guijuelo en el 70 con una buena mano, pero en la siguiente jugada, que el equipo no supo atajar, llegó un centro para Mendi, que no perdonó y perforó la portería de un Guijuelo demasiado tocado como para levantarse. El peor escenario posible se había dado en Mareo.

 

Justo antes del gol, Garban había dejado su puesto a Raúl Ruiz, y tras el tanto, Estévez dio entrada a Jorge Alonso y a Lambarri por los dos 'Morenos' (Javi y Antonio). Entonces, Raúl retrasó su posición al lateral, ocupando la derecha Pastor y Nierga caído al costado izquierdo, para jugarse el todo por el todo.

 

A partir de ese momento, el Guijuelo lo intentó con más corazón que fútbol pero sin el ímpetu de un equipo que en otro momento sí que le hubiese dado la vuelta al marcador... pero no pudo ser. El equipo se suicidó y no levanta cabeza después de sumar cinco partidos como derrota. Los de Estévez lo intentaron y se volcaron pero el Guijuelo refleja sus problemas en el terreno de juego y, lo que es peor, no sabe superarlos.

 

Desquiciado, sin ser el equipo que fue y lejos de su mejor versión, mucho tienen que cambiar las cosas para que el Guijuelo recupere la sonrisa en forma de victoria y vuelva a ser el equipo que fue, ése que enamoró en muchos momentos y que parece haber perdido la ilusión por jugar. Sigue sin volver y no sabemos si se le espera...