El Guijuelo se enfrenta a su maldición y… sale victorioso en el San Casto

Los de Idiakez se sobreponen a los viejos fantasmas y derrotan al Alavés en el San Casto

Juego embarullado y poca fluidez fueron las dos características de los primeros 30 minutos en los que ninguno de los dos equipos fue capaz de disparar entre los tres palos del arco rival; el conjunto ‘local’, el Guijuelo, lo intentó pero el Alavés no vino a jugar mucho al fútbol y solo quiso aprovechar algún error del rival o una contra.

Y mientras tanto, Jonathan Martín se llevó un golpe del jugador del Alavés, Salcedo, una vez que el primero estaba en el suelo lo que le provocó un fuerte golpe en la cara que le hizo sangrar por la nariz y tener que ser sustituido en el minuto 15 con cabreo y amoratado, y fue sustituido por Óscar valero.

Pero como por arte de magia, los últimos 15 minutos del Guijuelo fueron otra cosa muy distinta; todo comenzó con una falta botada en el minuto 32 por Iván Mateo que Koeman remató fuera, pero se atisbaba una pequeña recuperación.

En el minuto 39, un saque de banda de Valero y un cabezazo hacia atrás de un defensa dejó el balón muerto en el área para Eneko, que no supo remachar la opción más clara del Guijuelo en la primera mitad mandando el esférico por encima del travesaño.

Y cuando los jugadores casi enfilaban el túnel de vestuarios, pasados los primeros 45 minutos, una contra muy bien llevada por el Guijuelo empezaba con un pase a la banda derecha para Óscar Valero que avanzó con el cuero, levantó la cabeza y puso un centro medido a Chema en el segundo palo que remató de cabeza, cruzado, como mandan los cánones para desatar la alegría en el San Casto de Santa Marta, ‘casa’ provisional de los de Idiakez que estalló de alegría como todo el equipo tras marcar en el mejor momento.

En el segundo acto, el Guijuelo no pasó excesivos apuros y controló el partido menos embarullado que en el primer acto pero poco brillante con alguna ocasión para los charros que hizo que los aficionados se levantasen de sus asientos.

Entonces, apareció…
Y de repente, apareció la de siempre, la pájara, la caraja habitual. Un pase largo del Alavés sin mayor peligro fue rematado por dos jugadores vascos y a la tercera, Geni, batió a Montero tras un nuevo error defensivo. Era el minuto 66 y aparecían los viejos fantasmas, otra vez.

... y se fue
Pero en esta ocasión… el Guijuelo dijo ¡basta¡ apretó los dientes y se fue a por el partido; y un golazo de Eneko Eizmendi despejaba las dudas de otras ocasiones para dar un golpe encima de la mesa. Era el minuto 74. Tras una falta lateral botada por Mateo y el posterior despeje de la zaga vasca, Eneko cogió el balón en la frontal del área, se lo pensó y soltó un zapatazo que se coló por la escuadra de la portería de Rangel, y con la derecha.

A partir de ahí, asedio de los vascos; el Guijuelo renunció al ataque con la salida de Koeman y la entrada de Tejedor para jugar con cinco atrás y esperar una contra con la velocidad de Eneko y la veteranía de Chema, que se desfondó y se marchó lesionado entre una atronadora ovación del público asistente.

Un último susto en el cuerpo con un lanzamiento de falta de Indiano que dio en el poste y… salió ronzando el contrario para marcharse por la línea de fondo.

Quizá fue el partido menos brillante del Guijuelo pero sí el más seguro y en el que rompió la maldición… porque se enfrentó a ella.

CD Guijuelo:
Montero; Toño Vázquez, Jonathan Martín (min. 15 Óscar Valero), Iturralde, Molo; Iván Mateo, Eloy Martín, Chema (min. 85 Víctor Abajo), Eneko Eizmendi; Gascón y Koeman (min. 76, Tejedor).

Alavés: Rangel; Fachan, Aridane, Prieto, Lázaro (min.63 Luism); Jito, Casares, Dani López, Salcedo (min. 51 Geni); Indiano y Sendoa.

Goles: 1-0, minuto 45, Chema. 1-1, minuto 66, Geni. 2-1, minuto 74, Eneko Eizmendi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


El árbitro mostró tarjeta amarilla a Toño Vázquez, Iturralde y Eloy Martín por el Guijuelo; y a Aridane, Jito y Lázaro por el Alavés.