El Guijuelo 'pierde' la cabeza... y su fútbol

(Foto: Díaz de Uriel - Diario de la Rioja)

El equipo de Rubén de la Barrera vuelve al desierto de la derrota y deja en espejismo la victoria frente a la Arandina. La UD Logroñés, sin prácticamente nada, se lleva tres puntos dejando al Guijuelo a cuatro del play off.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

UD LOGROÑÉS: Miguel; Santos, Paredes, Adrián león, Borja; Jacobo, Titi (m. 79 González), Milla, Joel Valencia (m. 71 Alegre); Carlos Fernández (m. 75 Jordan) y Muneta.

 

CD GUIJUELO: Kike Royo; Jonathan (m. 68 Luque), Ramiro, Chema Antón, Ángel Sánchez; Carlos Ramos (m. 53 Piojo), Javi Rey, Aspas, Raúl Ruiz; Nestor y Nacho (m. 68 De la Nava).

 

GOLES: 1 - 0 minuto 32, Milla.

 

ÁRBITRO: Rebollo López (colegio Navarro). Amonestó a Íker Alegre (m. 86) por parte de la UD LOgroñés y a Carlos ramos (m. 51) y Ramiro (m. 60) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 16 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en Las Gaunas a Logroñes y CD Guijuelo ante poco más de 2.000 espectadores.

El Guijuelo 'perdió' la cabeza. Ese poder mental que te permite gozar de un estado de ánimo positivo para extrapolarlo al terreno de juego y que el equipo logró conseguir frente a la Arandina pese a que los nervios le atenazaron. En esta ocasión, en Las Gaunas y frente a la UD Logroñés, no pudo sobreponerse a ese facto crucial y volvió a agarrotarse para ser ese equipo impreciso y fallón incluso cuando su rival ni le ejerce presión.

 

No en vano, el equipo realizó unos buenos primeros 30 minutos de partido en los que controló el partido y jugó en campo contrario; pero, un nuevo error en la zaga colocó el marcador en su contra y, con él, devolver los fantasmas del pasado, atenazando la cabeza de un equipo ahora inseguro.

 

De la Barrera apenas introdujo cambios en el once inicial salvo la entrada de Carlos Ramos por Romero (baja por molestias físicas), introduciendo novedades con el juego por dentro de Raúl y Aspas, con Néstor y el propio Ramos más abiertos, auunque con permutación en las posiciones. El objetivo era aguantar los primeros minutos de los de Pouso e imponer poco a poco su juego.

 

En el 5, el Guijuelo tuvo la primera con una caída por banda izquierda de Nacho, cuyo centro no lo alcanzó Carlos Ramos por muy poco, avisando al equipo de Pouso que tiene clara su consigna y no se complica la vida. No en vano, el equipo de Rubén de la Barrera tenía clara su premisa y jugaba en campo contrario para imponer su estilo y evitar las acometidas en la presión de los riojanos.

 

Pasaban los minutos y el Guijuelo no concedía opciones a los de Pouso que, al contrario que el equipo salmantino, no estaba cómodo y eso le obligaba a ser aún más directo de lo habitual si cabe. Rubén de la Barrera le ganaba la partida a Pouso pero el equipo de la 'jamoneta' debía mostrar más armas ofensivas para encaminar la victoria.

 

Pero, en el 29, apareció Titi en tres ocasiones para generar peligro en balón largo y velocidad, primero con dos centros y luego con un disparo que no encotró, por fortuna, el premio del gol. La intensidad en la presión había bajada y eso lo notaba el Guijuelo. Fruto de ese pequeño bajón, un error en la zaga dejó a Milla solo delante de Kike Royo, que no perdonó para hacer el primero. Era el 1-0 en uno de los pocos errores de la zaga, en un castigo quizá demasiado duro.

 

(Fotos: Díaz de Uriel - Diario de la Rioja)

 

Así terminó una primera parte en la que el CD Guijuelo no fue inferior al equipo riojano pero pagó de nuevo caro su error en el gol, quizá en posición dudosa. Había que crear juego y el equipo salmantino no encontraba el camino.

 

SIN CABEZA Y CON ANSIEDAD

 

La segunda parte sirvió para ver cómo el Guijuelo había salido nervioso y presionado, viendo los fantasmas del pasado en una acción tonta con una entrega que a punto estuvo de costarle demasiado cara al equipo de Rubén de la Barrera, que estaba en estado de 'shock'.

 

 

En el 53, De la Barrera movió ficha para intentar cambiar una adversa dinámica dando entrada a Piojo por Carlos Ramos con el fin de buscar más intensidad en la presión y velocidad por banda.

 

En el 68, De la Barrera quemó todas sus naves y dio entrada a Luque y Carlos de la Nava por Jonathan y Nacho, colocando a Piojo en el lateral y buscar así más profundidad, y con el fin de intentar tener el balón en campo contrario, como así fue. Vuelta a la primera parte.

 

No en vano, la UD Logroñés tampoco mostraba mucho sobre el terreno de juego pero le valía para llevarse un partido sin apenas fútbol.

 

Pero, la cabeza quizá tuvo más peso del deseado y el CD Guijuelo volvió a caer en el desierto de la derrota dejando en espejismo la victoria frente a la Arandina y alargando la distancia con el play off a cuatro puntos, con malas sensaciones. Cuando la cabeza falla...

 

Noticias relacionadas