El Guijuelo perdona en la primera 'final'

El equipo salmantino merece la victoria en una segunda parte en la que se desmelenó tras salir temeroso en el primer acto; logra un punto que le deja en la pomada pero se la jugará 'a cara de perro' en Ferrol la próxima semana.

 

(Foto: Alba Villar)

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO 1: Felipe Ramos; Antonio Moreno (m. 67 Raúl), Gonzalo (m. 46 Rigo), Yeray, Razvan; Moreno, Valero, Pastor, Nierga; Ramiro (m. 67 Carlos Rubén) y Lambarri.

 

UD LOGROÑÉS 1: Miguel; Miguel Santos (m. 79 Gago), Sergio Martínez, Rico, Moisés G.; Jacobo Trigo, Titi (m. 70 Íker Alegre), Chevi (m. 63 Muneta), Abaroa; Camochu y Menudo.

 

GOLES: 0 - 1, minuto 39, Menudo. 1 - 1 minuto 84, razvan (p).Se

 

ÁRBITRO: Villenas Contreras (colegio Manchego). Amonestó a Lambarri (m. 55) y expulsó al fisio David Nufrio por parte del Guijuelo y a Rico (m. 84) por parte de la UD Logroñés.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 31 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en El Municipal a CD Guijuelo y UD Logroñés con buen ambiente en lo meteorológico y en las gradas. 700 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del avión siniestrado en Los Alpes.

El CD Guijuelo se deja dos puntos pero sigue en la pomada del play off aunque se la jugará 'a cara de perro' en Ferrol la próxima semana, rival al que puede adelantar si vence en A Malata. El equipo salmantino logró un punto pero mereció tres después de una segunda parte ante el Logroñés que fue fiel a su estilo y apenas propuso en el campo.

 

No en vano, el equipo salmantino volvió a regalar la primera parte cuando pudo haber sido más incisivo y se marchó al descanso con un 0-1 tras aprovechar el equipo de Pouso un regalo del Guijuelo y sacar petróleo casi sin buscarlo.

 

La próxima semana en Ferrol, el Guijuelo se la juega ya que una victoria le metería de nuevo en puestos de ascenso ya que los gallegos aventajan en tres puntos a los salmantinos. El bombardeo de la segunda parte solo permitió hacer gol al Guijuelo de penalti tras perdonar innumerables ocasiones y marcharse con menos botín de esperado.

 

El Guijuelo salió con el once casi esperado ya que Estévez dio entrada a Ramiro en lugar de Jorge Alonso para suplir a Chuchi, haciendo Gonzalo lo propio con Jonathan. El choque comenzó con un Logroñés muy intenso en la vuelta de Pouso al Municipal, buscando la velocidad de Titi por el costado derecho.

 

Pero la pelota, como era de esperar, era para el Guijuelo aunque ese dominio no se traducía en ocasiones ante un Logroñés con gran 'veneno' arriba y que en cada ataque inquietaba a la zaga salmantina, además de dificultar la salida del balón con gran intensidad en la presión. Pero el Guijuelo no estaba cómodo y se encontraba muy errático en las entregas ante el empuje de los de Pouso.

 

Al Guijuelo le costaba, y mucho, elaborar juego al no encontrar buenas transiciones y conexiones medio campo - delantera pese a la pelea de Lambarri con los centrales. El primer intento de enlazar llegó en el 17 con Razvan, Nierga y Ramiro como protagonistas pero sin consecuencias.

 

Pero, poco a poco, el Logroñés dio un pasito más atrás ante el mayor dominio de la pelota de los salmantinos que comenzaron a intentar encontrar los escasos espacios que dejaba en defensa el equipo de Pouso, serio atrás y con mucha velocidad en el ataque, o lo que es lo mismo, sus señas de identidad.

 

El guión del partido era el previsto de antemano y nada lo iba a cambiar, por lo que el Guijuelo debía apretar y tratar de generar más ventajas en ataque con la velocidad por banda de Razvan y Pastor. Ritmo en las acciones, el justo, por no decir muy poco y ocasiones, aún menos.

 

Hasta que en el minuto 39, la UD Logroñés tuvo la primera y la metió para dentro en una pérdida de Valero en tres cuartos, en campo propio, que provocó la salida en velocidad de lo de Pouso y con un gran lanzamiento Menudo no perdonó ante Felipe Ramos, dando un manotazo a un Guijuelo que había sido dominador pero que no había hecho daño.

 

No en vano, lejos de venirse abajo, el Guijuelo reaccionó de la mejor manera posible con una gran subida de Yeray hasta la frontal, cuyo disparo posterior se estrelló en el palo y nadie recogió un rechace que se paseó por el área pequeña, perdiendo la primera y casi única ocasión de los salmantinos. Mala suerte...

 

Los jugadores del Logroñés celebran el tanto de Menudo (Foto: Alba Villar)

 

EL QUE PERDONA...

 

En la reanudación, el partido iba a ser aún más complicado porque la UD Logroñés ya había hecho 'su trabajo': adelantarse en el marcador y ahora le tocaba cerrarse aún más atrás, buscar un nuevo error y salir a la contra. Pero el Guijuelo sabía lo que se jugaba y no iba a renunciar a nada; de hecho, en el 53, Valero tuvo una doble ocasión de oro pero se encontró con un inspirado Miguel que primero le detuvo un disparo dentro del área pequeña y luego desde la frontal, dando al traste con dos ocasiones de oro.

 

Además, el Guijuelo protestó enérgicamente una mano dentro del área de un defensa del Logroñés que el colegiado sancionó como falta del 'Increíble' Nierga, encendiendo los ánimos de la grada. El equipo salmantino era otro, más incisivo, pero seguía perdonando. Porque, solo dos minutos después, una galopada de Nierga no terminó en gol de milagro per su pase atrás cuando el portero estaba vencido no encontró, de manera incompresible, rematador, desperdiciando la tercera ocasión en apenas dos minutos de juego.

 

Por supuesto, el Logroñés había dado siete pasos atrás dejando mucho campo al Guijuelo para cerrarse y buscar la velocidad por bada, renunciando a otra cosa. En el 61, un cabezazo de Lambarri estuvo a punto de colarse en la meta de Miguel, pero la pelotita no entraba. En éstas, el público seguía cargando contra el arbitraje de Villenas Contreras.

 

TODO EN EL CAMPO

 

En el 67, Estévez dio entrada a Raúl Ruiz y Carlos Rubén por Antonio Moreno y Ramiro para dotar al equipo de más profundidad y último pase, en una reacción que quizá debió llegar antes, con el Guijuelo volcado hacia la portería riojana.

 

Pero, con el paso de los minutos, las prisas iban 'in crescendo' y las dificultades se le amontonaban a un Guijuelo que era el único que proponía pero que se estrellaba una y otra vez contra la defensa. Lambarri en el 75 y raúl en el 77 tuvieron dos nuevas oportunidades de gol que no encontraron el premio de gol en un claro asedio que no tenía su merecido.

 

En el 80, ver para creer, Lambarri tuvo una doble ocasión dentro del área, pero Miguel, en otras tantas ocasiones, salvó de nuevo a un Logroñés, incluso despejando el balón con la cabeza, desbaratando otra de las innumerables ocasiones de los salmantinos, que ya no sabían que hacer para que la pelotita se dignase a entrar.

 

En el 84, el Guijuelo tuvo el premio merecido del gol merced a un penalti claro sobre Valero que Razvan se encargó de transformar Razvan con calidad para hacer un poco de justicia y que el Guijuelo se llevase por lo menos un punto aunque mereció los tres. A partir de ahí, el equipo siguió volcado pero no logró el merecido premio del segundo tanto que le diera los tres puntos y acercarse más a la fase de ascenso.

 

Ahora, sin duda, la próximo jornada en Ferrol será a vida o muerte en la primera final, el Guijuelo perdonó pero sigue con opciones de seguir en la pomada y de ser candidato al play off.

(Foto: Alba Villar)
Ver album

Noticias relacionadas