El Guijuelo 'pega' primero y sufre para ganar en Zamora

Los jugadores del CD Guijuelo celebran el primer gol de Jonathan (Foto: Chema Díez)
Ver album

El equipo de Fernando Estévez se estrena en Zamora siendo muy superior a su rival aunque sufriendo al final, pero mostrando sus credenciales y con detalles aún por pulir.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ZAMORA: Miguel; Dani Mateos (m. 80 Álvaro), Coque, Salva Rivas (m. 55 Cristian), Garretas; Branco (m. 62 Sergi Mut), Aarón, Carrillo, Ochoa; De la Nava y Arkaitz.

 

CD GUIJUELO: Garabato: A. Moreno, Jonathan, Juli Ferrer, Razvan (m. 89 Granados); Moreno, Valero (m. 45 Raúl), Yeray, Carlos Rubén; Chuchi y Carreño (m. 79 Ramiro).

 

ÁRBITRO: Óscar Martínez Santos (Colegio gallego). Amonestó a Valero (m. 34), Garabato (m. 89)y Javi Moreno (m. 91) por parte del CD Guijuelo.

 

GOLES: 0 - 1 minuto 48, Jonathan (p). 0 - 2 minuto 54, Chuchi. 0 - 3 minuto 61, Carlos Rubén. 1 - 3 minuto 67, Aarón (p). 2 - 3 minuto 86, Garretas.

 

EN DETALLE: Partido disputado en El Ruta de la Plata de Zamora ante más de un millar de espectadores en el primer encuentro del Grupo I de la temporada 2014 - 2015 en Segunda B.

El CD Guijuelo se ha estrenado a lo grande en el nuevo curso futbolístico; y lo ha hecho en casa del Zamora, de manera contundente y mostrando sus credenciales para seguir soñando con repetir algo grande este año. Sin perder las señas de identidad pero con más pegada arriba para pegar el primer puñetazo en la mesa. 1 - 3, siendo dueño y señor de la pelota y con Garabato, Chuchi, Carlos Rubén o Carreño como hombres más destacados.

 

El nuevo CD Guijuelo se estrenaba en la temporada 2014 - 2015 con muchas caras nuevas en la plantilla y un cuerpo técnico completamente renovado pero con una idea de fútbol que no se olvida y que hace disfrutar a los aficionados al mundo del fútbol.

 

El primer once de Fernando Estévez no contó con muchas sorpresas ya que finalmente Razvan y Valero entraron en un equipo con cinco caras nuevas (Garabato, Antonio Moreno, Juli Ferrer, Yeray y Carreño) en el primer equipo titular de la temporada 2014 - 15.

 

El partido fue una continuación de la temporada pasada, con un Guijuelo dueño y señor de la pelota y un Zamora bien ordenado y ofreciendo pocas opciones a los de Estévez, que creaban peligro, y mucho en las jugadas de estrategia con Jonathan y Juli Ferrer como protagonistas. Incluso el capitán del Guijuelo anotó un gol que fue anulado por falta anterior al remate del '5'.

 

Fernando Estévez se mostraba muy enérgico en la banda, corrigiendo de manera constante a los jugadores en el campo, en un partido de marcado color verde. La movilidad de Valero como 'falso' extremo diestro, junto a Chuchi y Carlos Rubén, ofrecían muchas vertientes en ataque con un Carreño, el '9' del Guijuelo, muy activo y dando mucho al equipo en cada pelota que tocaba y en cada movimiento.

 

De hecho, tuvo una gran ocasión tras un buen pase en profundidad pero su regate sobre Miguel le dejó la pelota escorada y su remate final lo sacó la zaga antes de que traspasase la línea de gol.

 

En el Zamora, De la Nava, Aarón y Arkaitz buscaban sus opciones en ataque, bien secundados por un ex del Guijuelo, Ochoa, quien daba criterio al juego de los de Aguirre en el medio campo.

 

Carlos Rubén tuvo la mejor hasta el momento en el minuto 26, con un cabezazo que se marchó por encima de la portería de Miguel tras un gran centro de Valero desde la derecha, cuando todos gritaban gol. Los 'verdes' seguían a los suyo y en el 30 fue Valero el que tuvo otra opción con un disparo desde la frontal que detuvo el portero zamorano.

 

Pasaban los minutos y el guión preestablecido del estreno del Guijuelo no cambiaba porque el Zanora no tenía la más mínima intención, mientras que los salmantinos seguían a los suyo, dando una buena imagen y nivel en el primer partido de la temporada.

 

La primera parte terminó con otra parada de Miguel a disparo de Carreño tras una jugada individual y el único acercamiento serio de los de Aguirre con un remate de Coque que se marchó cruzado por muy poco y con el Zamora inquietando al Guijuelo.

 

SUSTO INICIAL Y... PREMIO MERECIDO

 

En la reanudación, el Guijuelo se llevó el mayor susto del partido tras un error en la entrega que propició una arrancada y un gran remate de Aarón que tocó con la punta de los dedos Garabato para que el balón se estrellase en el palo y la zaga despejase el peligro. Era la primera acción que pilló frío al equipo.

 

Pero en la siguiente jugada, cosas del fútbol, el equipo de Estévez iba a ponerse por delante gracias a un penalti de Branco que pitó el linier, que se encargaría de transformar Jonathan, quien volvió a dedicat el tanto a Agustín Villar, mirando al cielo y besando su camiseta guardada en el banquillo. Era el minuto 48 y se hacía justicia en el marcador.

 

(Foto: Chema Díez)

 

Y la sentencia llegaría solo seis minutos más tarde, en el 54, cuando el más listo de la clase, Chuchi, aprovechó su calidad para hacer el segundo tras aprovechar un buen centro de Carlos Rubén y meter la punta de la bota. Cerrado el partido, tocaba disfrutar y repartir esfuerzos.

 

Tal es así que Carlos Rubén se sumó a la fiesta en el 61 con el tercero del Guijuelo tras remachar a placer un centro dentro del área y ajusticiar a un Zamora más que herido.

 

Los de Aguirre se agarraron a un clavo ardiendo con un gol de Aarón en el 67 tras un penalti cometido por Javi Moreno, engañando a Garabato en el lanzamiento de la pena máxima. Quedaba partido, pero todo parecía decidido.

 

A partir de ahí, el Zamora lo intentó y el salmantino Carlos de la Nava tuvo una buena ocasión que desbarató con el pie un Garabato muy activo y acertado, con una defensa que repelía la rebelión. El Guijuelo aún iba a sufrir más, de manera innecesaria, quizá fruto de la relajación del marcador, con el 2 - 3 de Garretas en el 86 tras una gran volea desde fuera del área.

 

No obstante, el CD Guijuelo se lleva tres puntos a las primeras de cambio y en el estreno liguero, demostrando desde el principio que lo suyo no es casualidad y que su ambición no tiene límites, aunque aún queda mucho que pulir... pero sus ganas de soñar siguen intactas.