El Guijuelo impone la lógica en el triangular amistoso ante sus vecinos salmantinos

Reparto de minutos en una semana cargada de trabajo en el Club Deportivo Guijuelo

Nueva prueba de pretemporada para Club Deportivo Guijuelo que se midió en un triangular a Salmantino y Ciudad Rodrigo. Más allá del triunfo lógico de los de superior categoría el duelo sirvió para comprobar que los de Fernando Estévez siguen fijando conceptos. 

Segundo triangular de la semana para el Club Deportivo Guijuelo que, aunque menos exigente que el del miércoles, sí sirvió para comprobar que el equipo de Fernando Estévez sigue apostando por un sistema de juego atrevido y también, como es objetivo de estos duelos, dio rodaje a las piernas de la mayoría de los jugadores del plantel.

 

Dando la relativa importancia al resultado, el equipo verdiblanco se impuso en los dos duelos de 45 minutos que disputó frente a Salmantino y Ciudad Rodrigo. Se midió en primer lugar al equipo de María Hernández al que se impuso por 2-0. Lo cierto es que el partido se definió muy pronto puesto que en el primer minuto de los 45 llegó el primer tanto, obra de Garban.

 

Trató de estirarse el Salmantino pero el dominio era claro por parte del Guijuelo, que movía el balón con velocidad para encontrar el segundo tanto a la media hora, obra del medio Chuchi. 

 

También triunfo ante el Ciudad Rodrigo que, pese a la diferencia de categoría, sí se mostró como un 'sparring' con ganas, 1-2. Y eso que los locales se encontraron con un tanto en contra en propia puerta muy pronto y poco después fue uno de las incorporaciones, Carreño, el que conseguía su primer tanto con la elástica verde. A los chacineros les cupo el honor de conseguir el gol que buscaron transformado por Marcial.

 

A LOS PENALTIS

 

El partido que abrió el triangular fue el que midió al Ciudad Rodrigo con el Salmantino y que resultó muy vistoso para los aficionados pese al 0-0 con el que finalizó. Pese a ello fueron numerosas las llegadas al área, sobre todo por parte del Salmantino pero el portero local frustró todas las ocasiones que se fueron produciendo en su área.

 

Finalmente el vencedor se decidió desde el punto de penalti y ahí fueron los locales los que se llevaron el gato al agua.