El Guijuelo está gafado

La mala suerte se cebó una vez más con el Guijuelo que, como ya ocurriese en el encuentro ante el Real Unión, perdió debido a un gol anotado en propia puerta. En la anterior ocasión el tanto fue obra de Barrena en el tiempo de descuento, pero en ésta le tocó el turno a Juli Ferrer, que en el 75 introducía el balón en su propia meta cuando intentaba despejarlo.
ÁREA 11

Una auténtica lástima, sobre todo si tenemos en cuenta que los chacineros no sólo merecieron el empate, sino la victoria en un encuentro en el que tocaron bien el balón, crearon ocasiones y dejaron una excelente imagen en su paso por Torrelavega, aunque les faltó acierto en el remate y lo pagaron caro. Mientras, la Gimnástica anduvo algo perdida y no cuajó su mejor encuentro.

El choque comenzó con polémica, cuando al poco de iniciarse el choque, en el minuto seis de partido, Montero cogía con las manos un balón fuera del área. El reglamento lo deja claro, era falta y expulsión, pero el colegiado se lo perdonó, mostrándole sólo la amarilla.

Pese a que el marcador no se movió, lo cierto es que los primeros cuarenta y cinco minutos del partido fueron muy movidos, con un muy buen Guijuelo tocando y creando problemas a su rival, aunque sin llegar a generar verdaderas oportunidades de gol. Y es que el conjunto chacinero trianguló bien ante una Gimnástica que jugó con mucha ansiedad y que se vio sorprendida por el juego de su rival. Y es que en Torrelavega se esperaba a un Guijuelo agazapado atrás y no hubo nada de eso, más bien todo lo contrario. Los salmantinos presionaron muy arriba, cortando la salida de balón del conjunto local, y buscaron siempre la portería rival. Pese a todo, en el minuto 12 pudo adelantarse la Gimnástica en un remate de Cusi desde fuera del área tras una jugada de Nando por la banda izquierda, pero el balón se fue fuera. Fue la ocasión ms clara de los locales, mientras que la del Guijuelo llegó en el minuto 43 en un disparo de Garban que se fue fuera por poco.

En la segunda mitad, el Guijuelo siguió mostrándose bien plantado en defensa y continuó dominando territorialmente, jugando con profundidad y generando ocasiones de gol, como la que en el minuto 50 tuvo Juli Ferrer en un barullo bajo palos en boca de gol, pero no acertó a definir. En el 55 llegaba una de las jugadas clave del partido, cuando el defensa local Alberto sacó bajo palos con la mano en un revuelo dentro del área que el colegiado no vio. En el minuto 62 la ocasión fue para los locales, en un disparo flojo de Siro desde fuera del área en una de las contadísimas ocasiones en que llegó al área contraria. En el 72, Nando disparaba fuera sin consecuencias y tres minutos más tarde llegaba la fatídica jugada para los de Antonio Cazalilla.

Con el 1-0 en el marcador el cuarto de hora restante de partido fue un querer y no poder de un Guijuelo que buscaba con ahínco la portería rival, pero que no encontró huecos ante la sólida defensa de una Gimnástica que renunció ya por completo al ataque. Lo intentaron hasta el final los chacineros, pero no pudo ser y de nuevo una jugada de mala fortuna supone una derrota para un equipo que mereció mucho más ayer.

De esta manera, el Guijuelo se sitúa en decimoquinta posición de la clasificación del Grupo II de la Segunda División B con ocho puntos, uno por encima del Sporting B, que ocupa la plaza de promoción, y del Peña Sport, primer equipo situado en zona de descenso. Después de este partido, el conjunto chacinero se convierte en el segundo equipo menos goleado, con cuatro tantos encajados, y el segundo menos goleador, también con cuatro goles.