El Guijuelo entra en razón y ratifica a María en el cargo

MARCHA ATRÁS. La buena imagen del equipo en Lemona hizo que los directivos recapacitasen
ADRIÁN A.GARCÍA
Tras una larga reunión llevada a cabo en la noche del lunes, los directivos del Club Deportivo Guijuelo tomaron la razonable decisión de mantener a María Hernández al frente de la plantilla. Después de varias horas, los detractores del técnico salmantino tuvieron que resignarse ante las buenas maneras que está demostrando el equipo desde la destitución de Cazalilla.

Muchos eran los rumores que situaban a María fuera del Guijuelo, sobre todo tras el partido frente al Alavés, pero la buena imagen del equipo en el campo del Lemona, donde mereció ganar y se sobrepuso al 2-0 inicial para conseguir sacar un punto, ha hecho que Jorge Hernández decida darle más tiempo, aprovechando la llegada de, al menos, dos nuevos jugadores en el mercado invernal.

Durante los cuatro partidos que lleva María en el banquillo, se ha visto un lavado de cara del equipo sobre el terreno de juego. Si con Cazalilla al equipo le costaba llegar al área rival, con María está siendo todo lo contrario. El Guijuelo ha anotado cinco goles en este periodo –uno contra el Athletic B, dos contra La Muela y dos contra el Lemona– y ha tenido oportunidades para haber hecho muchos más. Sin ir más lejos, en su estreno ante el filial vasco estrelló tres balones contra la madera, mientras que frente al Lemona fue infinitamente superior, pero no supo rematar la faena.

El gran acierto del técnico para mejorar la efectividad de cara a puerta ha sido dar entrada a Garban en el equipo. El ex del Santa Marta está respondiendo a la perfección a la confianza del técnico y ha anotado cuatro de los cincos tantos del Guijuelo. En el lado opuesto se encuentra Koeman, que con el grifo del gol secado ha bajado mucho su rendimiento.

Por el contrario, otro de los aspectos que ha cambiado ha sido el defensivo. A pesar de contar con los mismos jugadores atrás, salvo el cambio de Mangas por Barrena en algunos encuentros, el Guijuelo ha recibido en estos cuatro partidos casi los mismos goles –nueve– que en los catorce del técnico cordobés –doce–.

Aunque, sin lugar a dudas, el aspecto que más agradece la plantilla es el apoyo de los aficionados. La actitud reticente ha cambiado y ahora gastan sus fuerzas en animar al equipo. Remando todos hacia la misma dirección se puede conseguir la ansiada salvación.