El Guijuelo ‘emigra’ a Béjar para adaptarse a la hierba natural del campo de Barakaldo

ENTRENAMIENTO. El equipo chacinero, que está acostumbrado al césped artificial del Municipal, se ejercitó ayer en las instalaciones del Roberto Heras
ÁNGEL SÁNCHEZ
El hecho de jugar en un campo de césped artificial como el del Municipal le da ventajas al Guijuelo, pero también inconvenientes. Los equipos que visitan el feudo salmantino se encuentran con muchas dificultades para adaptarse al terreno de juego, pero lo mismo le ocurre al Guijuelo cuando juega fuera de casa.

Este domingo, el equipo chacinero juega un encuentro vital a domicilio contra el Barakaldo. Dada la importancia del choque y para combatir la falta de adaptación de los jugadores del equipo a la hierba natural, la plantilla se entrenó ayer por la mañana en las instalaciones del Roberto Heras de Béjar. No es la primera vez que la entidad se desplaza fuera de Guijuelo para ejercitarse en esta superficie, ya lo hizo el equipo con el anterior entrenador, Antonio Cazalilla. Villamayor o Béjar ya han sido escenarios del trabajo de la plantilla del club presidido por Jorge Hernández.
“Jugar en hierba artificial en casa nos crea muchas dificultades en los partidos que jugamos fuera. En nuestro campo no podemos imprimir un ritmo de juego tan rápido como el de nuestros rivales. Además, el bote del balón cambia mucho”, destaca María Hernández, técnico del Guijuelo.
“En un día tampoco se pueden hacer grandes avances, pero sí que nos ayudará a afrontar mejor el encuentro contra el Barakaldo. Es un partido en el que nos jugamos mucho y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para afrontarlo con las máximas garantías”, señala el entrenador.
“El estado del césped del Roberto Heras tampoco es todo lo bueno que hubiésemos querido, pero es la opción que teníamos y la hemos tratado de aprovechar”, afirma María, que añade: “Lo ideal sería poder entrenar todas las semanas algún día en hierba natural, pero no es tan sencillo porque hay que pagar el alquiler del campo y tener instalaciones a nuestra disposición”.

Encuentro vital
El partido del domingo, que arrancará a las 17.00 horas, es clave para el Guijuelo de cara al objetivo de lograr la permanencia. El colista, el Barakaldo, recibe al equipo salmantino, que es antepenúltimo. En caso de perder, el cuadro chacinero se vería empatado en la clasificación con la formación vasca.