El Guijuelo cae en el barro

Los de Sito merecen más ante un rival que se llevó la victoria por un disparo que rebotó en Tejedor y desvió la pelota al fondo de la portería de Montero.

El Guijuelo se bajó al barro y perdió de manera injusta un partido en el que hubiera merecido por lo menos el empate en un choque marcado por el lamentable estado de un terreno de juego que terminó siendo un patatal. Los de Sito dominaron gran parte del encuentro y solo la mala suerte le privó de lago más. Para muestra, en el minuto 92, un disparo de Ismael desde la frontal rebota en un defensa gallego y la pelota se marcha rozando el palo de Pato… vamos, las dos caras de la moneda.

 

Sito salió con un equipo muy físico con Navarro en el lateral derecho desplazando a Valero a la posición de extremo, con Gonzalo y Abajo en el medio campo, dejando a los dos nuevos fichajes (Abel y Germán) en el banco ante un terreno de juego en malas condiciones y en el que se preveía mucho trabajo.

 

El terreno de juego estaba pesado y jugar la pelota por abajo era complicado aunque los salmantinos salieron en tromba con tres llegadas que provocaron tres córners, curiosamente en los tres primeros minutos. La más clara la tuvo Manu en sus botas con un disparo desde fuera del área que mandó Pato a saque de esquina.

 

El Guijuelo dominaba el juego y a balón parado seguía llevando peligro a la meta gallega pero sin materializar las ocasiones. Los de Luisito tuvieron la primera en el minuto 12 tras un error en la salida de balón de Manolo que le entregó el balón a Iván González, pero Tejedor estuvo rápido para tapar el lanzamiento del jugador del equipo gallego.

 

El terreno se ponía poco a poco más pesado y eso lo notaban los jugadores que veían como realizar su juego iba a ser prácticamente imposible. Y precisamente, este hecho provocó un fallo de la defensa del Ourense que permitió a Manu entrar en el área y cuando iba a disparar fue derribado por un defensa, en un penalti que el colegiado no vio, perjudicando a los de Sito, que estaban siendo mucho mejores.

 

Manu y Romero eran los mejores del equipo en ataque con una buena labor defensiva de los de atrás y un medio campo serio para dotar al equipo de personalidad. El campo invitaba poco al optimismo para los de Sito, que fueron mejores en los primeros 45 minutos pese a que el Ourense dio dos sustos en las botas de Iván y Quintairos, que metieron el miedo en el cuerpo a los salmantinos. Pero a los puntos, mejor los salmantinos.

 

Entre el barro anda el juego

 

En la reanudación, el Guijuelo salió con la misma idea que al principio creando peligro a balón parado porque el campo no daba para mucho más ya que las pérdidas de equilibrio de los jugadores eran constantes.

 

Los de Sito reclamaron un penalti en el minuto 55 sobre Tejedor tras una posible falta de un defensa sobre el salmantino al que le pusieron una bota en la cara pero las protestas de los verdiblancos ni dieron resultado. El partido, pese a que el Guijuelo era mejor, estaba abierto y solo el mal estado del terreno de juego impedía ver más fútbol.

 

Estaba claro que si el partido se decantaba por uno de los dos, lo iba a hacer por un error rival o provocado por el campo o a balón parado, porque el juego combinativo estaba descartado, no había opción para más. Romero lo intentaba pero el día no presentaba las mejores condiciones para su fútbol porque el balón no rodaba, aunque aun así era casi imposible robarle la pelota.

 

En el minuto 70, Sito buscó la sorpresa dando entrada a uno de los nuevos fichajes, el delantero Germán en sustitución de un Garban fundido que lo intentó pero no logró entrar en contacto con el balón.

 

Y en el minuto 75 llegó lo que se preveía; un error de la zaga del Guijuelo permitió entrar a Borja Valle en el área y después de taparle bien Tejedor, el disparo del gallego rebota en el defensa salmantino y se cuela en la portería de Montero, en una acción de mala fortuna para los verdiblancos. No lo mereció el Ourense.

 

Los de Sito lo intentaban con Aspas y Moreno pero el juego estaba demasiado trabado (8 tarjetas entre ambos equipos) con un terreno de juego que no daba para más y que se cebó con un Guijuelo que mereció, como mínimo, el empate. De este modo, los de Sito siguen abajo, desperdiciando una buena oportunidad para distanciarse de los puestos que nadie quiere.

 

La mala suerte sigue con un equipo que gozó de la última oportunidad con un tiro de Ismael que rebota en un defensa y la pelota se marcha rozando el palo de la portería del Ourense. El Guijuelo bajó el barro y salió perdiendo… pero fue demasiado castigo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD OURENSE: Pato; Josu, Claudio, Portela, Capi; Adil, Borja Valle, Alex, Quintairos (m. 69 Íker); Noguerol (m. 61 Sanginés) e Iván González (m. 82 Campillo).

 

CD GUIJUELO: Montero; Navarro, Manolo, Tejedor, Ismael; Gonzalo, Abajo (m. 80 Aspas), Valero (m. 84 Moreno), Manu; Romero y Garban (m.70 Germán).

 

ÁRBITRO: Alberto Fuente Martín (colegio Cántabro). Amonestó con amarilla a Claudio (m. 26), Portela (m. 41), Álex (m. 50), Josu (m. 53) y Campillo (m. 88) por parte del Ourense y a Víctor Abajo (m. 18), Romero (m. 77) y Manu (m. 88) por parte del Guijuelo.

 

GOLES: 1-0 min. 75. Borja Valle.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 21 del Grupo I de Segunda B que enfrentó a Ourense y CD Guijuelo. El lamentable estado del terreno de juego condicionó el partido.