El Guijuelo, a un punto de su sueño

(Foto: Diario El Comercio)

Rubén de la Barrera taponó al Marino en ataque y acertó con los cambios en el once para dotar al equipo aún de más control de la pelota. La movilidad de Garban, clave en el ataque igual que el trabajo del bloque.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

MARINO DE LUANCO: Rafa Ponzo; Pablo Suárez (m. 72 Diego), Guaya, José Ángel; Dudi, Boris, Pevida (m. 61 David), Álvaro, Titi; Jandro (m. 78 Paramio) y Chus Hevia.

 

CD GUIJUELO: Wilfred; Gago, Jonathan, Tejedor, Ángel Martínez; Moreno, De la Mota, Carlos Rubén (m. 82 Valero), Peña (m. 90 Néstor); Chuchi y Garban (m. 74 Pino).

 

GOLES: 0 – 1 minuto 37, Garban.

 

ÁRBITRO: Gorostegui Fernández (colegio vasco). Amonestó a Guaya (m. 16), Hevia (m. 18) y Paramio (m. 92) por parte del Marino y a Tejedor (m. 17), Ángel Martínez (m. 71), Chuchi (m. 79), Wilfred (m. 86) y Moreno (m. 93) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 36 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en Miramar a Marino de Luanco y CD Guijuelo. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del ex entrenador del FC Barcelona, Tito Vilanova.

Con cabeza… casi al ‘cielo’. Así se ha llevado el CD Guijuelo una victoria más que de oro en el campo del Marino de Luanco, que le deja un paso más cerca de conseguir el ansiado y merecido sueño del play off, de hecho, se ha quedado a solo un punto de su sueño.

 

La inteligencia del equipo y el estudio del rival dejaron al Marino casi sin opciones y fue el equipo de Rubén de la Barrera el que marcó el compás del partido. Los cambios en el once, claves para lograr movilidad arriba y tener aún más la pelota y combinar con más acierto.

 

Tal es así que entre Chuchi, Carlos Rubén y De la Mota movieron bien al equipo y generaban sensación de peligro, mientras que los hombres de banda y la zaga taparon a la perfección las embestidas del Luanco, con un Tejedor sobrio junto a Jonathan en el eje central, llevando al equipo a una victoria más que merecida. Garban puso el broche a su actuación con un gran gol que lleva al Guijuelo a necesitar solo un punto para jugar play off, a tener la Copa en el bolsillo y a batir su récord de puntos que era de 58 (temporada 2011 – 12). Ahora suma 59 y la derrota del Oviedo le deja a solo un punto de luchar por subir a Segunda División. Palabras mayores...

 

De la Barrera sorprendió (a medias) con un once con variaciones, con cambios obligados por las circunstancias, el rival o factores deportivos. Así, Ángel Martínez ocupó el lugar del sancionado Razvan, lo que provocó la permanencia de Tejedor en el eje de la zaga junto a Jonathan, con el fin de tapar el lado de Pablo Suárez y frenar la velocidad del equipo asturiano.

 

De la Mota entró por Valero en el medio y arriba Carlos Rubén ocupó el puesto de Manu y Garban el de Antonio Pino, para jugar sin una referencia clara pero con mucha velocidad y rapidez para frenar a los hombres rápidos del Marino y sus salidas por fuera con la pelota.

 

(Foto: Diario El Comercio)

 

Y así fue el guión del partido ya que los primeros minutos del Marino buscaban acosar a la zaga salmantina con su velocidad, saliendo como un látigo por banda y buscando la sorpresa y la espalda de los laterales del Guijuelo. El conjunto de De la Barrera, por su parte, buscaba la conexión De la Mota – Chuchi – Carlos Rubén para manejar los tiempos del partido y evitar salidas a la contra de los de José Luis Quirós, crenado peligro solo por banda.

 

Pasaban los minutos y el Guijuelo no pasaba apuros, bien posicionados en el campo, ordenado y con continuas permutaciones por parte de los hombres de arriba con el fin de ‘enganchar’ alguna buena combinación en ataque. Una de ellas (doble) llegó en los minutos 21 y 22 con Peña en la primera y de la Mota y Garban en la segunda pero que no terminaron en el ansiado bien del gol.

 

En el 25, el Guijuelo tuvo la mejor con un buen remate de Tejedor a la salida de un córner que se marchó arriba, ganando peso en el partido y haciéndose poco a poco con los galones del mismo, frenando las embestidas de los asturianos. Pero el Marino no cejaba en su empeño de sorprender.

 

No en vano, Rubén de la Barrera había estudiado muy bien a su rival y supo contener esas salidas de la pelota y en ataque, Chuchi se erigió en protagonista al meter un buen pase a un Garban muy activo, que controló, vio y pegó para hacer el primero y batir a Ponzo. Merecido premio para el equipo tras una buena primera parte del colectivo.

 

EL GUIJUELO TRABAJA Y NO SE DESACTIVA

 

En la reanudación, el Guijuelo salió mandando, creando peligro en ataque y combinando. Es decir, lo que es un equipo trabajando y que no pierde su identidad tal y como ha ocurrido en las segundas partes de otros partidos. De hecho, el conjunto salmantino perdía la pelota y enseguida ‘mordía’ para robar y no cometer errores derivados de pérdida de concentración.

 

(Foto: Diario El Comercio)

 

El derroche físico del equipo fue notable ya que se puso el mono de trabajo y ‘bajar al barro’ para aguantar el marcador e incluso aumentar la ventaja con la conexión de los hombres de arriba. El Marino tuvo sus opciones, como es lógico, pero el Guijuelo tenía muy claro su papel.

 

Pino suplió a un gran Garban para aumentar la presión en los minutos finales, igual que Valero a Carlos Rubén pero el Marino no daba sensación de peligro porque el Guijuelo le maniató, no le dejó jugar y le incomodó hasta el minuto 94, cuando finalizó el partido.

 

Victoria de play off para el Guijuelo al que además le sonrió la suerte con la contundente derrota del Oviedo frente al Sporting y se queda a solo un punto de poder disputar play off, un sueño que se han ganado desde el mes de julio cuando todo empezó… lo que nadie imaginaba es que iba a terminar de este modo; acariciando el cielo y a solo un punto de su sueño.