El ‘Guiju’ se la juega a una carta por la permanencia en Segunda B

PEDRITO, BAJA DEFINITIVA. El mediocentro no se ha recuperado a tiempo para el último partido de la temporada. EL TODO POR EL TODO. Los chacineros defienden el 2-2 de la ida contra un buen equipo
JOSÉ ÁNGEL SANZ

El todo por el todo. El Municipal de Guijuelo vuelve a acoger una esas citas que los aficionados esperan con emoción, pero también de esas en las que nadie quiere ver nunca a su equipo. Sobre todo, porque está en juego la permanencia en Segunda División B. Un lugar que el Guijuelo ha logrado con mucho esfuerzo y que merece después de las últimas tres campañas asentado en la zona media de la tabla.

Nunca debió verse el equipo tan abajo, sobre todo por objetivos, plantilla y ambición, pero el año se ha torcido y ahora no valen más conjeturas contra el Espanyol B. A pesar de todos, el equipo llegó en un buen estado de forma a la fase de promoción y en el encuentro de la ida ya lo demostró, con un empate a dos tantos que le ha alisado el camino. Pero en el equipo nadie se fía. La eliminatoria se llegó a poner cuesta arriba en Barcelona, donde el equipo llegó a ir perdiendo por 2-0. Estuvo contra las cuerdas y esa fortaleza mental le valió casi media permanencia. Ahora debe servirle también para amarrar un buen resultado en casa. Más aún con el respaldo de la afición local y el factor campo de su lado, con el condicionamiento sobre el encuentro que siempre supone jugar en la estrechas medidas del Municipal. En el plantel que dirige Carlos Pouso la principal baja es la de Pedrito, que se suma a la consabida de Adrián Torre. El mediocentro tenía esperanzas en llegar a tiempo al partido, pero la rotura del isquiotibial no ha sanado a tiempo. Su asuencia la pueden suplir con garantías Carlos Rubén o Chus del Prado.

En el filial la situación es más desesperada. Los periquitos tienen pie y medio en Tercer División y, aunque el objetivo de la cantera espanyolista es sobre todo la formación de jugadores, sería complicado encajar el descenso con una plantilla con grandes futbolistas. El equipo tendrá la obligación de ir a por la victoria porque la derrota o un empate, siempre que fuera a menos de dos tantos, no le serviría. El técnico Óscar Perarnau recuperará para el compromiso en Guijuelo a hombres clave como Victor Ruiz, Didac Vila, Jordi Amat y Azrack, todos ellos con experiencia en Primera. No estará el sancionado Brachi.