El Grupo SIETE, una 'anormalidad' vinculada al capricho del jefe de Policía

Imagen de la primera reunión de la comisión de investigación del Grupo SIETE.

La comisión de investigación del Grupo SIETE saca a la luz las actuaciones fuera de Salamanca de la polémica unidad. Constatada una en Santa Marta, se apuntan otras en la provincia y en Madrid, algo contrario a lo reglamentario.

La última sesión de la comisión especial de investigación sobre el Grupo SIETE de la Policía Local ha servido para conocer la opinión que los sindicatos que representan a los agentes del cuerpo tienen del funcionamiento de la polémica unidad. Y según la mayoría de los llamados a declarar, la unidad es poco menos que un 'capricho' del jefe policial, que trabaja al margen del cuerpo, sin dar cuenta de nada y con un régimen adaptado, pero que no logra hacer nada que no se pueda conseguir por la Policía Local.

 

A pesar de ello, la sesión de este martes sirvió para constatar que, eficaz o no, el Grupo SIETE ha actuado fuera del territorio de la capital, algo irregular. Al ser preguntado por posibles salidas fuera del municipio por parte de agentes de la unidad, uno de los represntantes sindicales afirmó que la presencia de policías municipales en fiestas de la localidad de Santa Marta, sin que estuvieran en comisión de servicios, por tanto de forma irregular, es real y fue denunciando en su momento.

 

De igual modo reconoció la existencia de denuncias de compañeros que habían tenido noticia de la presencia de miembros del grupo SIETE en otras localidades, como Madrid, Topas o Carbajosa, en este caso siendo el propio sindicalista quien directamente llegó a observar a miembros del grupo SIETE con el coche oficial, en dicha localidad, no siendo regulares, salvo casos tasados y excepcionales, este tipo de actuaciones extramunicipales.

 

 

UN INVENTO DEL JEFE DE POLICÍA

 

Las declaraciones de la última sesión de la comisión especial han puesto sobre la mesa los parámetros de desigualdad con el resto de policías, la opacidad, descoordinación y riesgo para la vulneración de derechos fundamentales de los ciudadanos bajo los que opera el Grupo SIETE, al menos, según la mayoría de los representantes sindicales. Y se enmarcó su existencia en un 'capricho' del actual jefe de la Policía, José Manuel Fernández.

 

Según se dijo, la creación del actual grupo tras la disolución de su antecesor, el SILEX, se produjo por  voluntad del jefe policial, integrándose los miembros por puras relaciones de amistad íntima del mismo y el subinspector; nada que ver con la selección abierta de personal con la que se dotó de agentes al anterior grupo, a pesar de que las funciones y operaciones de uno y otro son, sobre el papel, casi idénticas.

 

De hecho, se llegó a hablar del SIETE como una "anormalidad" porque sería único en Castilla y León, no existiendo en ninguna capital de provincia unidad alguna como el grupo SIETE de la policía local de Salamanca.

Noticias relacionadas