El 'grupo SIETE' que el alcalde niega sí existe, es una brigada de información y lo manda el jefe de la policía

(Foto: Chema Díez)

El Servicio de Información, Escolta y Técnicas Especiales (SIETE) existe y está recogido en el organigrama de la Policía Local aunque el alcalde lo niegue. Se dedica a proteger y escoltar a la corporación, pero también hace labores de información, las que denuncia la oposición. Está formado por una docena de agentes bajo el mando directo del jefe del cuerpo.

La respuesta del alcalde Alfonso Fernández Mañueco a la pregunta de un periodista negando la existencia de un grupo especial dentro de la Policía Local ha centrado la atención sobre una unidad del cuerpo que ha generado cierta polémica, y también leyenda. La realidad es que la información sobre las actividades de este grupo es escasa, motivo de una petición de información registrada por el grupo Ganemos Salamanca, pero desde luego que la unidad existe. Y nadie lo puede dudar porque es oficial.

 

El Servicio de Información, Escolta y Técnicas Especiales (SIETE) es tan real como su presencia en las memorias oficiales de la Policía Local de Salamanca, donde hay un apartado para describir su posición en el organigrama como sus funciones. De entrada, decir que es una de las especialidades operativas del cuerpo, junto con otras más convencionales como tráfico, mujer o expedientes municipales. Como todo el cuerpo, depende directamente del alcalde de Salamanca, el concejal delegado de área y el jefe de la Policía Local.

 

Según sus fundamentos, su órbita de actuación se circunscribe a una treintena de miembros de la corporación municipal y a las autoridades que visitan la ciudad puntualmente. Su lema es “Vigilantibus, non Durmientibus”. También en su definición se admite que hacen servicios de paisano, algo que según muchas fuentes choca con las competencias de una policía local. Sus funciones fundamentales se centran en la protección de los miembros de la corporación, aunque están centrados más bien en el equipo de Gobierno; y los servicios de información, a los que se hace referencia en dos de sus funciones oficiales: 'Análisis, control y archivo de la información sensible relativa a su actividad policial' y 'Colaboración y coordinación con los servicios de información del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil'. También se reseñan varias funciones relativas a la prevención y actuación en caso de atentados y la escolta de autoridades.

 

Hasta aquí la parte oficial de una unidad que existe y es conocida, pero de la que se habla en 'voz baja' por las implicaciones de algunas de sus funciones. Según fuentes consultadas por TRIBUNA, actualmente este grupo está compuesto por una docena de agentes, aunque pueden llegar a quince. Desde su creación, hace algo más de tres años, la unidad ha ido creciendo en estructura y medios, pero sus actividades son un total secreto. De hecho, Ganemos denuncia que no hay control externo sobre la información que manejan y fuentes internas aseguran que, a día de hoy, se sabe que operan, pero nadie sabe qué es exactamente lo que hacen.

 

Estas labores de información y escolta les mantienen en el centro de la polémica. No solo Ganemos ha pedido datos sobre la formación del grupo y la información que manejan, sino que también puso en duda si se estaba usando a miembros de la Policía Local para hacer de chófer del vehículo particular del alcalde en acciones de campaña como candidato del PP.

 

Su puesta en marcha se produjo solo tres meses después de la llegada de José Manuel Fernández al cargo de jefe de la Policía Local, que asumió en enero de 2012, ya con Mañueco como alcaldeSalmantino, Fernández es el hombre clave de la creación de este grupo y, también, un personaje polémico. Ha sido policía local de Salamanca desde el 1 de septiembre de 1981, salvo un paréntesis de dos años (2008-2009) en el que ejerció como intendente jefe de la Policía Local de Zamora. Licenciado en Derecho y en Sociología por la Universidad de Salamanca y experto universitario en Servicios de Inteligencia por la Universidad Carlos III de Madrid, sustituyó al anterior jefe en el cargo que llevaba 23 años.