El "grupo mayoritario" de trabajadores de 'El Camino' afirma no sentirse representado por CC.OO.

El sindicato afirmó que la dirección de la empresa "coacciona a sus trabajadores para seguir incumpliendo el convenio colectivo". El "grupo mayoritario" niega lo dicho y afirma que se trata de una maniobra de presión por parte de CC.OO.

El "grupo mayoritario" de trabajadores de El Camino de Aspace Salamanca ha respondido al sindicato Comisiones Obreras después de la rueda de prensa en la que afirmaban que la dirección del centro El Camino de Aspace Salamanca "coaciona" a sus trabajadores para que no denuncien su situación laboral y se pueda seguir “incumpliendo” el convenio colectivo.

 

Según afirmó el secretario general de CC.OO. Salamanca, Emilio Pérez, la entidad “no respeta” el convenio  y prefiere llegar a acuerdos individuales con algunos de sus trabajadores, “a todas luces ilegales e irregulares”, para seguir adelante con jornadas, horarios y otras actuaciones “fuera” del texto vigente.

 

De esta manera, un grupo de trabajadores ha afirmado en nota de prensa que "en ningún momento nos hemos sentido coaccionados por la empresa". Según entienden, la convocatoria con los medios de comunicación por parte de CC.OO. ha sido "una clara medida de presión a nosotros mismos, que libremente hemos decidido iniciar un proceso de revocación que se celebrará finalmente mañana miércoles 12 de noviembre".

 

Así, aseguran estos empleados, "durante mucho tiempo hemos sufrido la falta de representación de la sección sindical de CCOO dentro del comité de empresa".

 

"Esta cuestión se les puso de manifiesto en diversas reuniones convocadas al efecto, incluso con representantes del sindicato de enseñanza de CC.OO., y ante la clara falta de respeto a lo manifestado por una amplia mayoría de los trabajadores, hemos tomado la iniciativa de solicitar su revocación", reprenden. "Con las medidas que han adoptado vamos a intentar que no nos inoculen el miedo y nos roben el derecho a decidir".

 

Según este "grupo mayoritario" de trabajadores, no se trata de una iniciativa "en contra de las personas", sino que "es una iniciativa en contra de su forma de ejercer la representación que en su día les otorgamos". "No podemos seguir permitiendo que defiendan exclusivamente sus intereses personales en contra de los mayoritarios del colectivo", sentencian en el comunicado.