El Grupo IVI abre en Salamanca su primera clínica de reproducción asistida

La nueva clínica de Ivi en Salamanca se encuentra en Gran Vía

Con esta apertura son ya 24 las clínicas de reproducción asistida con las que IVI cuenta en España, y más de 50 en 11 países diferentes de Europa, América y Asia.

IVI, líder mundial en el tratamiento de la infertilidad, ha puesto en marcha su primera clínica de reproducción asistida en Castilla y León. Con esta apertura, en la ciudad de Salamanca (Gran Vía, 72. Edificio Austral), son ya 24 las clínicas de reproducción asistida con las que IVI cuenta en España, y más de 50 en 11 países diferentes de Europa, América y Asia.

 

Este nuevo centro nace con la idea de atender la creciente demanda de tratamientos de reproducción asistida por parte de pacientes castellanos y leoneses. Tanto es así que, en los últimos diez años, han sido más de 2.600 los tratamientos que IVI ha realizado a pacientes procedentes de esta comunidad, en su mayoría llevados a cabo en el centro que IVI tiene ubicado en Madrid. Éste es el motivo principal por el que IVI comienza su andadura en Salamanca, para acercar así las técnicas y tratamientos más avanzados a los pacientes, sin necesidad de que éstos se tengan que desplazar fuera de su comunidad autónoma.

 

“Realizamos una media de 350 tratamientos anuales a mujeres castellanas y leonesas, y dado que nuestro objetivo no es otro que el de facilitar el acceso a la maternidad, vemos indispensable cubrir una necesidad tan evidente como ésta. Ahora comenzamos este ilusionante proyecto donde queremos llenar de vida cientos de hogares”, comenta la doctora Lourdes Hernández, ginecóloga de IVI Salamanca. 

 

La demanda de este tipo de tratamientos en Castilla y León y, en general, en España, es cada vez mayor, entre otros motivos por el retraso de la maternidad en pro de un prolífico desarrollo profesional.

 

“Cabe destacar que la mayor parte de las pacientes castellanoleonesas tienen una media de 38 años, y no olvidemos que el declive de la fertilidad femenina empieza a ser acusado a partir de los 35 años, explica la Dra. Hernández.

 

Además, añade: “Los problemas para engendrar un hijo son cada vez más frecuentes por diferentes motivos. Al margen de ayudar a las parejas y mujeres que lo necesiten, informamos sobre la necesidad de prevenir estos problemas, con técnicas como la preservación de la fertilidad, una opción que permite a las mujeres decidir su mejor momento para ser madres con sus propios óvulos. Concienciar de que el tiempo de la fertilidad es limitado es muy importante”, concluye.