El grito llegó a tiempo para despertar a Perfumerías Avenida

Foto: Cynthia Duarte
Ver album

Perfumerías Avenida vuelve a ganar (72-60), sin acabar de convencer, pero al fin y al cabo cumple con su primera obligación. Logrado ese objetivo ahora el equipo debe buscar una solución para 'soltarse' y disfrutar. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (16+15+21+20): Silvia Domínguez (8), Jacki Gemelos (10), Ana Lelas (4), Gabriela Marginean (17), Astou Ndour  (6) –cinco inicial-, Leo Rodríguez (14), Cristina Pedrals (0), Mariona Ortíz (0), Vanessa Blé (1), Kristine Vitola (5), Vanessa Gidden (6). 

 

SPAR GRAN CANARIA (19+12+11+18): M. Stejskalov (12), B. Tineo (6), E. Royo (8), E. Evers (7), N. Markovic (11) –cinco inicial-, J.Reese (0). 

 

ÁRBITROS:  Gómez López, Susana y Lucas de Lucas, Ángel.

 

INCIDENCIAS:  Cuarta jornada de Liga Femenina. Partido disputado en el pabellón de Würzburg

Un grito tras una canasta. Un gesto de rabia contenida de Vanessa Gidden con más de veinte minutos de partido disputados despertó a Perfumerías Avenida de un letargo exasperante porque ante cualquier mirada el equipo salmantino es claramente superior a Spar Gran Canaria pero lo que está claro es que no solo hay que tener talento sino también carácter para imponerlo. Le faltó antes ese grito a Avenida o más jugadoras capaces de darlo. Esta vez llegó a tiempo.

 

Meterse en el partido supuso para Perfumerías Avenida un nuevo dolor de cabeza. Jugando con cuatro pequeñas, con Lelas al cuatro, no le valió la defensa ni tampoco controló el rebote y el equipo se desubicó muy pronto sorprendido además por la facilidad anotadora desde el exterior del Spar Gran Canaria. Dos triples de Tineo y otro de Markovic llevaron el marcador hasta un 5-14 que tenía estupefacto a Würzburg.

 

En apenas cuatro minutos Miranda ya tenía que pedir su primer tiempo muerto y meter a Blé en pista para endurecer el juego por dentro. Lo consiguió, aunque la gran solución llegó de la mano de la rumana Gabriela Marginean que se reencontró con el aro de Würzburg de manera más que brillante. Tres triples seguidos para devolver la igualdad al marcador aunque con la segunda falta se tuvo que ir al banquillo y un triple de Stejskalov para cerrar el cuarto dejaba a Gran Canaria por delante, 16-19.

 

Con la ‘segunda unidad’ acabó el primer parcial y empezó el segundo Avenida que, pese al triple de Leo Rodríguez, no encontraba fluidez en la dirección y se enredaba de mala manera en sus ataques con acciones en las que incluso dos jugadoras luchaban por el mismo balón. Se lo ponía demasiado fácil a su rival para mantenerse por delante o en distancias mínimas.

 

La solución de dar entrada a Pedrals por Ortiz le valió a Miranda poco más de un minuto, el que tardó en volver a situar a Silvia Domínguez en pista, sin que el cambio gustara entre la parroquia repartida por el pabellón. Ni por esas. Avenida tenía clara ventaja en el interior, pero no la aprovechaba con varios lanzamientos errados bajo el aro, y tampoco por fuera se encontraban soluciones. Otro par de malas decisiones en la salida del ataque facilitó a Spar Gran Canaria canastas sencillas que le valieron para ponerse por delante a falta de tres segundos para el descanso. Empató Silvia Domínguez sobre la bocina, 31-31, con una canasta casi desde el centro del campo que se celebró lo justo porque las sensaciones distaban de ser buenas.

 

Gemelos en una penetración al aro (Foto: Cynthia Duarte)

 

La reanudación comenzó igual que terminó el primer tiempo, con un triple de Silvia Domínguez, al que acompañó otro de Marginean. Pese a esos seis puntos no acaba de arrancar el motor al que hubo que inyectar un caballo más. Gidden, que no había entrado en liza en el primer tiempo por unos problemas físicos, acabó entrando en acción y sus puntos llevaron a Avenida a tener la hasta entonces máxima renta, 43-38. Hoy por hoy la jamaicana es el alma del equipo.

 

Respiraba por fin el equipo azulón con una ventaja de ocho puntos con la que no se había visto hasta entonces, aunque con la mosca detrás de la oreja porque si algo demotraban las canarias es carácter para aguantar el tirón luchando cada rebote. Acabó el cuarto arrancando aplausos Avenida tras un triple de Leo Rodríguez en un ataque en el que el 'extra pass' no fue una excusa para quitarse el balón de encima, un robo y una canasta de Lelas tras rebote ofensivo de Mariona Ortiz, 52-42. En tres jugadas una demostración de carácter y calidad que deben ser esencia de este equipo. 

 

Ndour intenta capturar un rebote ante varias jugadoras de Canarias (Foto: Cynthia Duarte)

 

Con esos diez puntos y un rival mucho más justo en rotación -eso sí, sin complejos ni en foráneas ni en esa cantera inagotable que siembra y recoge cada año Mingo Díaz-, no debía acabar Avenida con ningún problema su partido.

 

Que jugadoras como Jacki Gemelos, que en plena pretemporada para ella dio muestras de mayor cansancio que sus compañeras, dejaran acciones para el deleite de los aficionados fue quizás la mejor noticia. Hacía falta algo de alegría después de un partido de nuevo tan sufrido. Avenida ganó y debe seguir buscando fórmulas para soltarse el pelo. 

Noticias relacionadas