El ‘Gordo’ ya muestra su sala de máquinas

Ante el Córdoba ya se apreciaron modificaciones, aún leves, en el estilo del nuevo Salamanca
D.G.

Rodeado de un halo de intensidad notable en todas sus acciones, Jorge D’Alessandro ya le ha imprimido al equipo algo de lo que él quiere.

Una de las claves la comentó el propio entrenador en la rueda de prensa previa al partido. Primero, hay que fijarse en las propias virtudes y aprender a explotarlas. Luego es el momento de mirar al rival, analizar puntos fuertes y débiles y determinar con qué se le puede hacer daño. El Salamanca quiso ser primero el equipo que quiere el Gordo. Salió de inicio con las líneas bien juntas, dejando poco espacio para que el rival montase su engranaje. La primera línea de presión estaba algo más retrasada que con Sito en el banquillo, pero el hecho de que estuviese más cerca del centro del campo originaba que el Córdoba tuviese serias dificultades para crear a partir de la zona ancha.

En ataque, el técnico prefiere que el carril sea un elemento de sorpresa más que buscar el uno contra uno del extremo. Éste busca marcharse hacia adentro para dejar libre la entrada de los laterales. Ayer, además, tanto Gañán como Rossato, más metidos en el partido, replegaron mejor que en ocasiones anteriores. La movilidad de Quique Martín conectó con la capacidad de Salva y Hugo para crear. Por ahí empezó a ganar el partido la UDS.