El Gobierno ya hace real su compromiso con el Regadío de La Armuña y destina 28 millones para el inicio de las obras

Isabel García Tejerina junto a Silvia Clemente (Foto: Chema Díez)

La primera fase comenzará este mismo año 2014, con una inversión de 1,5 millones de euros.

El Consejo de Ministros ha autorizado la suscripción de la Encomienda de gestión entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Empresa de Transformación Agraria (TRAGSA) para la realización de la primera fase de las obras de mejora en la zona de regadío de La Armuña (Salamanca), por un importe máximo de 28.293.212 euros.

 

Las obras de este proyecto, que se va a ejecutar entre los años 2014 y 2018, incluye estaciones de bombeo, centros de transformación, impulsión, balsa de regulación, caminos y desagües. Está primera fase comenzará este mismo año 2014, con una inversión de 1,5 millones de euros.

 

El objetivo es la ejecución de las obras e instalaciones necesarias para la transformación de secano en regadío de la zona regable de La Armuña, que abarca una superficie regable neta de 6.655 hectáreas, en los términos municipales de Villaflores, Cantalpino, Campo de Peñaranda, Poveda de las Cintas, Villar de Gallimazo y Zorita de la Frontera, en la provincia de Salamanca.

 

PLAN DE OBRAS

 

Dado que esta zona estaba incluida en el Programa de Regadíos en Ejecución del Plan Nacional de Regadíos H-2008, el Gobierno procedió a la declaración de interés general de las obras solicitadas, para una superficie total de actuación de 8.249 hectáreas y una superficie regable de 6.655 hectáreas.

 

Posteriormente, el entonces Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación realizó en 2004 los proyectos de estas obras, mientras que la Consejería de Agricultura de de la Junta de Castilla y León elaboraba y aprobaba un Plan de Obras para estos sectores. Dicho proyecto incluía las obras de la red de distribución y telecontrol, estaciones de bombeo, centros de transformación, impulsores, balsa de regulación, red de caminos y red de desagües.

 

Una vez resueltos los diferentes trámites administrativos, incluida la declaración de impacto ambiental y la aprobación del proyecto, y lograda la plena disponibilidad de los terrenos, el Ministerio va a proceder al inicio de las obras incluidas en este proyecto.