El Gobierno se gasta más de 15 millones en prestaciones cada mes en Salamanca

Un total de 14.300 personas no reciben ningún tipo de ingreso en la provincia
Los datos relativos al paro siguen reflejando que la situación económica de la provincia sigue estando maltrecha y un hecho más que significativo es que de los 32.134 desemopleados que había en diciembre, solo 17.800 recibieron alguna prestación por desempleo, de modo que más de 14.300 personas no reciben ningún tipo de ingreso, según los datos hechos públicos por el ministerio de Empleo.

Además, en la provincia, un total de 9.112 personas sí reciben una prestación, mientras que 7.130 hacen lo propio con el subsidio por desempleo y 1.564 con la renta Activa de Inserción. De este modo, el Gobierno destina más de 15 millones de euros cada mes para hacer frente al este tipo de gasto por desempleo, mientras que la cuantía media asciende a 793 euros, por debajo de la media nacional que se sitúa en casi 865 euros. Por último, los extranjeros que no reciben ningún tipo de ayuda ni prestación son un total de 1.233 según los datos de paro.

Parados en Castilla y León
Por su parte, el número de parados inscritos en las oficinas de Empleo de Castilla y León aumentó en 11.384 personas en enero de 2012, con lo que la cifra de desempleados en la Comunidad vuelve a superar la barrera de los 200.000 y se sitúa en 219.859 (108.248 hombres y 111.611 mujeres), según los datos del Ministerio de Empleo recogidos por Europa Press.

En términos relativos, en Castilla y León el comportamiento del paro en el mes de enero registró un incremento del 5,46 por ciento respecto a diciembre (en el resto de España el paro creció un 4,01 por ciento, con lo que la cifra de parados en el conjunto del país aumentó en 177.470, hasta situarse en un total de 4.599.829).

Se trata del cuarto mayor incremento del paro a nivel nacional, tras País Vasco (7,20), Navarra (6,82), Asturias (6,70) y la ciudad autónoma de Ceuta (5,82).

En comparación con enero de 2011, el paro registrado en Castilla y León aumentó un 7,63 por ciento (15.593 desempleados más), mientras que en España subió un 8,72 por ciento, el equivalente a 368.826 parados más. En este caso, Castilla y León registra el cuarto menor incremento del desempleo a nivel nacional.