El Gobierno rechaza fijar un precio mínimo a la leche porque vulneraría la libre competencia

Los productores lácteos y formaciones políticas como el PSOE han criticado en las últimas semanas
El Gobierno rechaza fijar un precio mínimo para el litro de leche, tal y como piden las asociaciones de productores y algunos partidos de la oposición como el PSOE, alegando que supondría una vulneración de las normas de libre competencia, y defiende las ventajas que para el sector tendrá la introducción del nuevo contrato obligatorio en aplicación del Paquete Lácteo Europeo.

Así consta en una respuesta parlamentaria a la diputada del BNG, Olaia Fernández Davila, que recoge Europa Press. "El establecimiento de un precio de referencia para la leche por parte del Gobierno iría en contra de la libre competencia y supondría una vulneración de la legislación nacional y comunitaria en esta materia", argumenta el Ejecutivo.

A renglón seguido, recuerda que los precios deben negociarse "libremente" entre particulares "sin que la Administración pueda mediar de ninguna manera en dicha negociación". "Esto hace que existan diferencias de precios entre los propios ganaderos y entre las distintas comunidades autónomas", insiste.

Sin embargo, los productores lácteos y formaciones políticas como el PSOE han criticado en las últimas semanas que las cadenas de distribución y las empresas transformadoras están llevando a cabo "extorsiones y prácticas abusivas" hacia los ganaderos productores, a quienes amenazan con dejar de recoger la leche si no aceptan precios que están incluso por debajo de los costes de producción, según han denunciado asociaciones como COAG o UPA.

SE PERMITE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA
En su respuesta, el Gobierno también recuerda al BNG que, desde la aprobación del Paquete Lácteo por parte de la UE, los estados miembros pueden establecer contratos obligatorios en las operaciones de compra-venta de leche, una posibilidad que España introducirá este misma semana.

En la misma línea apunta que también se regula la negociación colectiva de los contratos por parte de las organizaciones de productores en nombre de sus miembros, una posibilidad nueva para el sector lácteo que supone una excepción a la normativa de competencia, y que permitirá que los productores se organicen mediante asociaciones para negociar con el resto del sector los precios anuales.

"El contrato obligatorio otorgará estabilidad y cohesión al sector y proporcionará la certidumbre al productor del precio --ya sea fijo o referenciado-- que va a cobrar al menos durante el próximo año. Además, la posibilidad de la negociación colectiva de los contratos por parte de las organizaciones de productores reforzará la posición negociadora del sector productor proporcionando un mayor equilibrio en las relaciones contractuales", argumenta el Ejecutivo.

Sin embargo, los productores advierten de que tener que firmar los actuales precios del litro de leche para todo el año supondrá la ruina de los ganaderos.