El Gobierno rebaja el IVA al 4% en la compra de vivienda nueva

Las empresas que facturen mĂĄs de 20 millones de euros tendrĂĄn que adelantar mĂĄs dinero a Hacienda por el Impuesto de Sociedades

El Gobierno ha aprobado un decreto-ley para acelerar la reducciĂłn del dĂŠficit pĂşblico que tiene como medidas 'estrella' la rebaja temporal del IVA desde el 8% al 4% en la compra de vivienda nueva, la reforma parcial del Impuesto sobre Sociedades y la reducciĂłn del gasto farmacĂŠutico mediante el mayor uso de medicamentos genĂŠricos. Todas estas medidas procurarĂĄn un ahorro de 5.000 millones de euros este aĂąo.

El recorte del IVA para la adquisiciĂłn de vivienda nueva durarĂĄ sĂłlo cuatro meses, hasta el 31 de diciembre, y tiene por objetivo reducir el 'stock' de vivienda, segĂşn han explicado el portavoz del Gobierno y ministro de Fomento, JosĂŠ Blanco, y la vicepresidenta para Asuntos EconĂłmicos, Elena Salgado, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Ello supondrĂĄ que para una vivienda de unos 200.000 euros, el precio se verĂĄ reducido en unos 8.000 euros, la mitad de lo que se paga actualmente por el IVA, segĂşn ha detallado Blanco, quien ha recalcado que la medida es de carĂĄcter "temporal y extraordinario".

"En el caso de una vivienda que no se vende, su ingreso de IVA es cero. Los datos de los Ăşltimos meses muestran que la venta de viviendas ha caĂ­do mĂĄs de lo que es razonable esperar", ha dicho la vicepresidenta. Salgado ha indicado ademĂĄs que esta medida podrĂ­a favorecer el crĂŠdito, ya que contribuirĂĄ a "descargar" los balances de las entidades financieras, donde hay muchos activos inmobiliarios en 'stock'.

En este sentido, el ministro de Fomento ha recordado que tanto los promotores como las entidades financieras habĂ­an pedido medidas excepcionales para liberar parte del stock de vivienda y abrir el grifo del crĂŠdito.

Salgado, por su lado, ha asegurado que sigue considerando la limitaciĂłn de la deducciĂłn por vivienda como una "buena decisiĂłn" y ha reafirmado el compromiso del Gobierno con el alquiler. "Esta medida no tiene que hacernos olvidar nuestra determinaciĂłn de seguir favoreciendo el mercado del alquiler", ha dicho.

Cambios en sociedades
En concreto, para los aĂąos 2011-2013, el porcentaje de cĂĄlculo de los pagos fraccionados que realizan las grandes empresas en el Impuesto sobre Sociedades se va a ver incrementado mĂĄs allĂĄ del 21% actual. AsĂ­, segĂşn ha explicado Salgado, para las empresas que facturen entre 20 y 60 millones de euros, el porcentaje de cĂĄlculo pasarĂĄ al 24%, mientras que para las que facturen mĂĄs de 60 millones, serĂĄ del 27%.

Salgado ha subrayado que estos anticipos no supondrån un "perjuicio sustantivo" para las grandes empresas, pues las compaùías que facturen de 20 a 60 millones sólo tendrån que anticipar unos 59.000 euros y las que facturen al menos 60 millones deberån adelantar unos 255.000 euros.

"Son cifras muy limitadas y asumibles", ha apuntado la vicepresidenta, que ha insistido en que a ella no le parecen cantidades "exorbitantes", al tiempo que ha recordado que los ciudadanos ya anticipan sus pagos a Hacienda a travĂŠs de las retenciones en el IRPF.

La norma tambiĂŠn establece lĂ­mites, con carĂĄcter temporal, a la compensaciĂłn de las bases imponibles negativas procedentes de ejercicios anteriores. Actualmente, las compensaciones pueden llegar a alcanzar el 100% de las bases imponibles, pero a partir de la entrada en vigor de esta norma y hasta 2013, las empresas que facturen entre 20 y 60 millones sĂłlo podrĂĄn aplicar el 75% de las bases imponibles negativas pendientes, mientras que las que facturen al menos 60 millones se aplicarĂĄn el 50%.

Margen adicional para reducir el dĂŠficit
La vicepresidenta para Asuntos EconĂłmicos ha seĂąalado que estos cambios en Sociedades implicarĂĄn una recaudaciĂłn adicional este aĂąo de unos 2.500 millones de euros, y algo mĂĄs de 400 millones adicionales en 2012 y 2013 por el "aplanamiento" de las deducciones.

Salgado ha destacado ademĂĄs que esta reforma del Impuesto no supone una modificaciĂłn "en profundidad" de esta figura tributaria, ni de su estructura, ni de sus tipos. Tampoco implica que las grandes empresas vayan a pagar mĂĄs ni que vayan a perder deducciones. "SĂłlo supone el anticipo de pagos fraccionados y el retraso de algunas deducciones", ha precisado.