El gobierno Mañueco deja 'blindados' contratos municipales por 177 millones de euros

El actual equipo de Gobierno deja firmados contratos que afectan a la próxima legislatura completa y que incluso van más allá. En el caso del servicio del bus urbano y de las piscinas, los más importantes, llegan hasta 2025.

La contratación es una de las principales responsabilidades de gestión que asume un Ayuntamiento, pero la próxima corporación poco o nada tendrá que decir en algunos de los contratos públicos más importantes. El motivo es que el actual equipo de Gobierno ha dejado atados algunos compromisos de enorme cuantía y que ha dejado cerrados, como poco, para la legislatura 2015-2019 cuando no más allá. Contratos firmados, también, con algunas de las empresas que se han hecho con la condición de favoritas del equipo de Fernández Mañueco.

 

En total, son media docena de contratos que suman 177 millones de euros y que, a priori, son 'intocables' para el próximo equipo de Gobierno, sea del color que sea. Eso a pesar de que en algunos casos han sido licitaciones acompañadas de la polémica. Y de que los actuales rectores de la política municipal han cerrado contratos que van mucho más allá del mandato que les habían dado las urnas. Además, en muchas ocasiones se ha hecho con los reparos de la oposición, lo que hace más criticable todavía el haber dejado cerrados muchos de ellos por un tiempo excesivo.

 

 

EL BUS URBANO POR 12 AÑOS Y 144 MILLONES

 

Uno de ellos es el del bus urbano, el de más cuantía. Firmado en abril de 2014, se retrasó en parte porque el Ayuntamiento de Salamanca había diseñado un pliego que favorecía una opción concreta: la de que repitiera la actual concesionaria. La licitación fue recurrida por el grupo Globalia y todavía sigue en los juzgados por un motivo concreto, que se firmó por doce años cuando la normativa indica que no se puede hacer por más de diez. A pesar de ello, el equipo de Gobierno lo sacó adelante con su mayoría y lo firmó por 144 millones de euros. Habrá que ver qué pasa ahora porque el principal grupo de la oposición ya expresó su rechazo al modelo empleado.

 

 

CON ACEINSA HASTA 2019

 

También en el punto de mira están los contratos que en mayo y julio de 2013 se firmaron con Aceinsa, una de las protagonistas de la legislatura en cuanto a contratos se refiere. Se trata de los de mantenimiento del alumbrado y de las calles. El primero fue polémico porque el equipo de Gobierno lo sacó adelante con un informe técnico en contra que advertía que la empresa que se lo llevó presentó una oferta con bajas temerarias y que técnicamente le daba pérdidas, algo prohibido. A pesar de ello, se firmó en mayo de 2013 por doce millones de euros para los cuatro de duración, más dos de prórroga. Si se agota, llegaría hasta 2019, con lo que el equipo de Gobierno actual se lo habría dejado 'blindado' al que venga.

 

Algo parecido ocurre con el de mantemiento de calles, firmado en julio de 2013 también con Aceinsa y también por 4+2 años y un total de 14 millones de euros. El próximo equipo municipal tampoco podrá tocarlo, al menos, hasta 2017, y si se agota la prórroga no habrá podido decidir sobre este importante contrato.

 

 

LAS PISCINAS POR 10 AÑOS

 

Otro caso es el del contrato de gestión de las piscinas. Tras décadas a cargo de Eulen, en agosto pasado se sacó a licitación ya en la recta final de la legislatura y se acabó firmando el pasado diciembre, a cinco meses de las elecciones. Es un contrato de larga duración, algo que entraría dentro de lo normal, lo que hubiera hecho recomendable dejarlo para más adelante. Al menos en este sí logró la oposición introducir cambios y se complementaría con la propuesta de muchos de los partidos que entran en el nuevo pleno para ampliar el número de piscinas cubiertas. Con todo, el nuevo contrato de piscinas no acaba hasta 2013 y cuesta unos 800.000 euros/año, que es el importe de la subvención al déficit, aunque el valor del contrato es de 2,5 millones de euros anuales.

 

Tambén se ha visto envuelto en dudas el contrato para terminar y gestionar la ciudad deportiva de La Aldehuela, uno de los grandes fracasos del equipo de Gobierno. Las obras se han eternizado y toavía no está en servicio por completo. El contrato de obra incluía la explotación por diez años con un valor total estimado del contrato de 134 millones de euros entre ejecución de la obra y gestión de los espacios deportivos. 

 

 

JARDINES Y TELEASISTENCIA

 

A todos ellos hay que sumar el contrato de mantenimiento de jardines, firmado también durante esta legislatura, el 8 de agosto de 2013, por cuatro años más dos de prórroga de 3,5 millones de euros; terminaría en verano de 2017 y, si agota su prórroga, la legislatura finalizaría sin haberlo podido tocar. Lo mismo pasa con el contrato del servicio de telasistencia, uno de los últimos de servicios firmado por el equipo de Gobierno, en marzo de 2014 por 438.000 euros/año; su duración es de dos años más prórroga de dos, con lo que se prolongaría hasta 2019 en caso de agotar todos sus plazos.