El Gobierno irá sustituyendo los aviones de extinción

Imagen de archivo

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente quiere sustituir paulatinamente las aeronaves más antiguas de la flota de aviones de la lucha contra incendios, que tiene una edad media de 22,7 años.

 Según ha informado a Europa Press fuentes de este departamento, "lo más urgente" para los próximos años es sustituir los tres aparatos que ya han sobrepasado los 30 años de antigüedad y que estarían en torno a los 32 o 33 años de vida.

 

El ministro de este departamento, Miguel Arias Cañete, explicó en presentación de la campaña de incendios el 19 de junio que su intención es ir renovando la flota porque algunos aviones tienen "muchas horas de vuelo y mucha antigüedad" y porque en la actualidad los nuevos aviones tienen mayor capacidad de carga y otras cualidades técnicas para extinguir mejor los fuegos.

 

En este contexto, el Ministerio ha añadido que la compra del nuevo hidroavión CL-415 que es "el único disponible en el mundo" en la actualidad se está ultimando en este momento. Al parecer, el departamento de Hacienda ya habría dado el visto bueno a la operación. El ministro adelantó entonces que este avión espera sumarse a los 66 medios aéreos que desde mediados de junio están desplegados en las 37 bases para el apoyo a las comunidades autónomas.

 

El nuevo avión, de la empresa Bombardier tendrá un coste aproximado de unos 25 millones de euros. Según el Ministerio el contrato está "prácticamente cerrado". Arias Cañete apostilló entonces que "sólo" hay un avión de este tipo en todo el mundo y lo va a comprar España" para lograr un tiempo de respuesta "mucho más rápido".

 

En este ejercicio el presupuesto de incendios es de 130 millones, en los que se incluye el monto del nuevo avión que se sumará a los medios actuales. De momento, ninguno de las aeronaves existentes en la actualidad será dada de baja de los medios estatales y aún se desconoce cuál será la base donde descansará el avión canadiense de último modelo.

 

El CL415 de Bombardier es el avión anfibio que se fabrica en la actualidad. Cuenta con motores turbohélice y las principales novedades son sus "mejoras significativas" en aviónica, ya que su instrumentación es toda digital en vez de analógica y tiene un ordenador de a bordo que permite distribuir las descargas de agua en distintas combinaciones. Además, las distintas mejoras de sus equipos de navegación permiten vuelos nocturnos de tipo ferry, ya que la extinción no puede ser nocturna.

 

TRES AVIONES NUEVOS QUE BAJAN LA MEDIA DE EDAD

 

Los hidroaviones más jóvenes, frente a los que superan los 30 años de actividad fueron adquiridos por el Ministerio de Defensa. El primero de ellos se compró en 2006 y los otros dos se adquirieron en 2008. En la actualidad forman parte de la flota aérea del Ministerio de Agricultura, que se encarga de sus gastos de operación y mantenimiento.

 

Estos últimos aviones son de tipo CL415, que tiene una capacidad de carga de 6.137 litros y es un 45 por ciento más productivo que el CL-215 en una misión típica, ya que mejora los índices de operatividad, rapidez, tiempo y aeronavegabilidad que los modelos anteriores, según el Ministerio.

 

En total, la flota aérea de aviones antiincendios del Ministerio está compuesta por 17 aviones anfibios, a la que se sumará el nuevo avión cuando culmine su compra. Concretamente, hay 14 aviones del tipo C-215 y 3 (los más nuevos) de tipo CL 415. Según Medio Ambiente, la flota de los CL215 ha operado durante varias décadas en un ambiente "de algo desgaste" y ya se ha dejado de fabricar.

 

66 MEDIOS DE FUGA CONTRA EL FUEGO

 

 El dispositivo completo de la campaña de extinción se compone de un total de 66 aeronaves de las que 21 son propias y otras 45 son alquiladas, entre ellas el avión Air Tractor de 3.100 litros que se ha destinado a Canarias y que tendrá base en La Gomera. Su alquiler tiene un coste de 450.000 euros. A los 17 hidroaviones se suman además 4 helicópteros de vigilancia.

 

Entré las aeronaves contratadas figuran 8 helicópteros KAMOV de 4.5000 litros de carga; 9 aviones de carga en tierra AT-802 de 3.100 litros de capacidad; 7 aviones AT801FB, también de 3.100 litros de capacidad; 19 helicópteros para el transporte de brigadas, de 1.500 litros y 2 aviones de observación y comunicación.

 

Junto con los medios aéreos, un total de 525 brigadistas trabajan en 10 Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF-A) y 11 unidades móviles de meteorología y transmisiones.

 

En todo caso, Arias Cañete insistió en que las competencias en la lucha contra el fuego son autonómicas y que los medios estatales son de refuerzo y, para su envío, es necesario que las administraciones regionales los soliciten.

 

Según sus propias palabras, es preferible que las comunidades autónomas pidan medios del Estado cuanto antes, aunque estos luego se tengan que volver a la base sin actuar. Finalmente, el ministro hizo un llamamiento a la población para evitar imprudencias que se pagan "muy caras".