El Gobierno inicia la enajenación de siete silos de cereal en la provincia de Salamanca

El Real Decreto persigue conseguir la máxima eficacia en la gestión del patrimonio del FEGA.

El Gobierno, a través de del Fondo Español de Garantía Agraria -FEGA, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente- ha puesto en marcha el proceso de enajenación de los almacenes públicos de cereal -macrosilos, silos y graneros- de la red del organismo, 54 de ellos, con capacidad para 330.150 toneladas, en las provincias de Castilla y León.

 

Siete de ellos corresponden a la provincia de Salamanca, en concreto un macrosilo con capacidad para 15 toneladas en Peñaranda, y cinco silos con capacidad para 12,3 situados en Cantalapiedra, Gomecello y Peñaranda y un granero, también en Peñaranda.

  

El proceso arranca en enero, cuando el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio  Ambiente, aprueba el Real Decreto por el que se modifica el estatuto del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) para incluir la facultad de enajenación de los inmuebles pertenecientes a la red básica de almacenamiento público (silos), que forman parte de su patrimonio; y modifica el inicio y la instrucción de los procedimientos de determinación y repercusión de las responsabilidades financieras por incumplimiento del Derecho de la Unión Europea en el ámbito de los fondos europeos agrícolas.

  

El Real Decreto persigue conseguir la máxima eficacia en la gestión del patrimonio del FEGA; facilitar el acceso general a la utilización de dichas unidades de almacenamiento, pertenecientes a la red básica de almacenamiento público, actualmente propiedad del FEGA; contribuir a la creación de empleo y la reactivación de la economía en aquellos lugares donde se ubican; eliminar el elevado coste de mantenimiento que tales instalaciones tienen para este Organismo; así como modificar el inicio y la instrucción de los procedimientos de determinación y repercusión de las responsabilidades financieras por incumplimiento del Derecho de la Unión Europea en el ámbito de los fondos europeos agrícolas.

  

La situación de los silos es de casi total abandono por carencia de uso. La propiedad de la Red es del FEGA, que cede su uso a las Comunidades Autónomas para la gestión de las compras y almacenamiento de cereales, actuaciones que, a día de hoy, son prácticamente inexistentes.

  

El FEGA asume el pago de los Impuestos de Bienes Inmuebles y las comunidades sutónomas los gastos corrientes, cuando los hubiera. Actualmente, resulta de todo tipo imposible el acometer los gastos de reparación de daños: por robos, incendios, vandalismo, ocupaciones, etc.