El Gobierno incluirá en el plan de reformas el nuevo impuesto de circulación con criterios ambientales

El Gobierno incluirá en el plan nacional de reformas que presentará el 26 de abril el nuevo impuesto de circulación vinculado a criterios medioambientales, según ha anunciado el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, en declaraciones a los medios tras participar en una jornada organizada por PwC.



MADRID, 9 (EUROPA PRESS)



Preguntado por el contenido de ese plan nacional de reformas, Ferre ha dicho que la inclusión de la modificación de este impuesto sigue la línea marcada por el Gobierno de caminar hacia "más imposición medioambiental".

Además, el secretario de Estado ha recordado que el impuesto de circulación, de competencia municipal, "es el único que tiene que ver con los coches que no está vinculado a las emisiones de CO2", por lo que "es lógico adaptarlo".

El Gobierno pretende que el nuevo impuesto de circulación, denominado técnicamente Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, entre en vigor en 2014, según se desprende del texto del Plan Aire 2013-2016, que tiene por objeto mejorar la calidad del aire y que ya ha sido sometido al preceptivo plazo para la participación pública por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente.

De esta forma, el impuesto de circulación dejará de estar vinculado a los caballos fiscales de los vehículos, y dependerá del grado de contaminación de los mismos, medido por sus emisiones de CO2, NOx y partículas, según el documento, recogido por Europa Press.

PAGARÁN MÁS LOS COCHES MÁS ANTIGUOS.

La reforma de este gravamen, que correrá a cargo de la Dirección General de Tributos del Ministerio de Hacienda y se consensuará con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), supondrá gravar más a los vehículos que, "por su antigüedad, producen mayores emisiones a la atmósfera", reza el texto.

El cálculo del tipo de gravamen, que se abona anualmente, se fijará previsiblemente en función de las diferentes normativas Euro sobre emisiones de los vehículos, y "no se tendrán en cuenta argumentos de carácter social".

Además, el Gobierno no aprobará un impuesto rígido, sino que facilitará a los ayuntamientos "un cierto margen de maniobra" para elegir el tipo a aplicar, de forma que en los municipios con mayores índices de contaminación se pueda desincentivar el uso del coche.

El impuesto de circulación aportó a las arcas municipales 2.807 millones de euros en el ejercicio de 2011, un 0,3% más, según los últimos datos disponibles. Los ayuntamientos cuentan actualmente con capacidad para incrementar la cuota en un máximo del 2%.