El Gobierno eleva un 10,2% el gasto en desempleo para 2014, hasta 29.429,3 millones

La aportación del Estado al Servicio Público de Empleo aumenta un 41% y supera los 14.000 millones








MADRID, 30 (EUROPA PRESS)







El Gobierno destinará un total de 29.429,3 millones de euros al pago de prestaciones por desempleo en 2014, lo que representa un 10,2% más en comparación con el presupuesto de 2013, cuando el gasto inicialmente previsto se situó en 26.696 millones de euros, según consta en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2014.







El Ejecutivo justifica este repunte en la desviación que ha experimentado el gasto en prestaciones en 2013 respecto a la previsión inicial, y todo ello "a pesar" de las medidas contempladas en el decreto antidéficit de julio de 2013.







Esta norma rebajó el porcentaje de la base reguladora para el cálculo de las prestaciones del 60% al 50% a partir del séptimo mes y suprimió el subsidio especial para mayores de 45 años para nuevos beneficiarios, entre otras medidas que afectaban al gasto en desempleo.







El Gobierno insiste en que estas "medidas de ajuste" eran "imprescindibles" para asegurar la viabilidad del sistema de protección por desempleo en el actual contexto de consolidación fiscal y ante el "ineludible" cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria asumidos ante la UE.







La desviación este año del gasto en desempleo respecto a lo inicialmente previsto ha motivado la aprobación, por parte del Gobierno, de un Real Decreto-ley que incrementa las dotaciones al desemplo en casi 4.100 millones para atender obligaciones de pago correspondientes a este ejercicio.







AUMENTAN UN 41% LAS APORTACIONES DEL ESTADO.







El elevado gasto en prestaciones por desempleo registrado en los últimos años ha provocado que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), organismo que hasta 2007 se autofinanciaba con cuotas de empresarios y trabajadores, requiera de aportaciones del Estado para su financiación.







La contribución del Estado para 2014 será de 14.597,54 millones de euros, frente a los 10.340,8 millones de euros presupuestados inicialmente para 2013, lo que en términos relativos implica un aumento del 41%.







Si a los 29.429,3 millones de euros destinados al pago de prestaciones se suman los gastos de funcionamiento, los créditos totales destinados a la cobertura del desempleo para 2014 ascienden a 29.727,5 millones de euros, frente a los 26.993,7 millones de euros presupuestados inicialmente para 2013.







El Gobierno explica que, en el marco presupuestario diseñado para 2014, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) configurará sus actuaciones en cuatro grandes líneas: racionalización y mejora de la gestión de prestaciones por desempleo; reinserción laboral de los beneficiarios de prestaciones por desempleo; la lucha contra el fraude en prestaciones por desempleo, y la vinculación entre políticas activas de empleo y prestaciones.







En este sentido, y dentro de la lucha contra el fraude, el Ejecutivo asegura que la "mejora en la reinserción de los perceptores de prestaciones supone un mecanismo de control indirecto" de los beneficiarios que no cumplen los requisitos legales para el cobro de una prestación.







Señala además que la vinculación entre prestaciones y acciones de fomento del empleo y formación profesional es una "garantía adicional" para que los perceptores cumplan los requisitos que legalmente se les exigen.







AUMENTA UN 14,5% EL PRESUPUESTO PARA PRESTACIONES ASISTENCIALES.







Del total presupuestado para 2014 en desempleo, 21.041,3 millones de euros se destinarán al pago de prestaciones contributivas, un 8,6% más que en 2013, mientras que 8.387,9 millones de euros se dedicarán al nivel asistencial (subsidio por desempleo, subsidio SEASS y renta activa de inserción).







En concreto, para el pago del subsidio por desempleo se dedicarán 5.792,1 millones de euros, un 11,3% más, mientras que el subsidio SEASS contará con una dotación de 547,1 millones de euros (-1,2%), en tanto que la renta activa de inserción (RAI) dispondrá de 1.169,3 millones en 2014, un 46,6% más.







El Gobierno señala que la tendencia alcista que a partir de 2007 se registró en el número de beneficiarios del nivel asistencial logró detenerse en 2011 y estabilizarse en 2012 y 2013 "al compensarse el trasvase de beneficiarios procedentes de la prestación contributiva" con las medidas de ajuste sobre los subsidios por desempleo adoptadas en el decreto antidéficit de 2012.







En cuanto al nivel contributivo, el Ejecutivo apunta que, tras incrementarse en 2012 el número de beneficiarios como consecuencia del "recrudecimiento de la crisis", en 2013 se redujo por el trasvase de beneficiarios al subsidio por desempleo y a las mencionadas medidas de ajuste.







Con datos de julio, el número de perceptores de prestaciones por desempleo alcanza los 2.925.031, de los que 1.353.046 cobran prestaciones contributivas, 1.337.064 cobran prestaciones asistenciales y 234.921 perciben la Renta Activa de Inserción.