El Gobierno dice, tras los recelos del PSOE, que se trata de "parar" los desahucios a corto plazo y seguir trabajando

Los expertos de ambas partes vuelven a reunirse esta tarde en Moncloa con la idea de modificar los umbrales de exclusión
Los expertos de ambas partes vuelven a reunirse esta tarde en Moncloa con la idea de modificar los umbrales de exclusión

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El Gobierno considera que ahora se trata de "parar el golpe" de los desahucios con medidas a corto plazo que se aprobarán este jueves en el Consejo de Ministros pero con la idea de seguir trabajando en esta materia, han asegurado fuentes gubernamentales.

Los socialistas han asegurado este martes que tienen voluntad de llegar a un acuerdo con el Ejecutivo pero han advertido de que "no vale cualquier acuerdo" y de que perseguirán una reforma de calado de las leyes hipotecarias, no "parches" ni "acuerdos voluntarios" con las entidades bancarias, en palabras de la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez.

Ante los recelos del PSOE, fuentes del Ejecutivo han explicado que de lo que se trata en este momento es de "parar el golpe" y "seguir trabajando". Desde el Gobierno se muestran optimistas y creen que el primer partido de la oposición no se descolgará del acuerdo sobre desahucios.

Después de la maratoniana reunión de este lunes, que se prolongó seis horas, los expertos de ambas partes vuelven a reunirse esta tarde en el Palacio de la Moncloa para seguir avanzando en ese posible acuerdo.

Entre otras cosas, los técnicos de Gobierno y PSOE --encabezados por Miguel Temboury e Imaculada Rodríguez Piñero-- trabajan con la idea de subir los umbrales de exclusión que recoge el Código de Buenas Prácticas aprobado por el Gobierno el pasado mes de marzo.

En este momento, para lograr protección la casa hipotecada debe ser la residencia habitual de la familia y su valor no debe superar los 200.000 euros en las grandes ciudades ni los 120.000 en las poblaciones de menor tamaño.

El Gobierno pretende ampliar el umbral a "situaciones reales", lo que permitiría que se beneficiaran muchas más personas que ahora no pueden hacer frente a sus deuda hipotecaria. Se trata de adaptarlo a precios reales, a los que había en España cuando el "boom inmobiliario", han indicado las mismas fuentes consultadas.