El Gobierno deja a tres ayuntamientos del PSOE sin un euro para evitar inundaciones

Inundaciones en Morille.

La CHD deja 'tirados' a tres ayuntamientos de Salamanca gobernados por los socialistas: sí hubo presupuesto para la capital y Santa Marta. Los tres municipios sufren muchos problemas de inundaciones y se les pararon inversiones que ya habían sido aprobadas.

El final anticipado de la legislatura nos va a dejar sin saber qué es lo que realmente ha ocurrido con el II Plan de Riberas de la Cuenca del Duero, un programa de inversiones conjunto de Estado y Junta que se cortó de raíz por la crisis; este fue el motivo que dio la Confederación Hidrográfica del Duero para justificar la decisión de cortar la financiación, aunque curiosamente la decisión sólo ha afectado a los proyectos que presentaron tres ayuntamientos socialistas. Así lo ha denunciado el diputado David Serrada, que incluso ha presentado una Proposición No de Ley en el Congreso para pedir explicaciones y exigir que se paguen estas actuaciones.

 

Los afectados son los ayuntamientos de Juzbado, Morille y Sieteiglesias de Tormes, municipios ribereños que sufren habitualmente inundaciones en sus cascos urbanos cuando se producen crecidas en el Tormes o el arroyo Zurguén. Las últimas han sido esta misma primavera, cuando el agua ha vuelto a colarse en las zonas urbanas más próximas a los cauces.

 

 

INVERSIÓN COMPROMETIDA

 

La solución a este problema apareció en 2011 con el II Plan de Riberas de la Cuenca del Duero. El programa tenía prevista una importante dotación económica, costeada al 70/30 por CHD y Junta de Castilla y León, con fondos Feder procedentes de Europa. En la provincia de Salamanca se iban a financiar siete proyectos: tres en tramos urbanos, en Salamanca, Santa Marta y Villamayor, y cuatro en tramos no urbanos en Huerta, Morille, Sieteiglesias y Juzbado.

 

La actuación fue presentada a bombo y platillo en septiembre de 2011 y se dieo a conocer una primera inversión de 1,3 millones sólo para las riberas de Juzbado y Morille. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, Antonio Gato, subrayó que el objetivo es "recuperar espacios con un importante valor ambiental, permitir que los ciudadanos puedan vivir cerca del río y defender las poblaciones frente a las inundaciones y avenidas". Sin embargo, nada se ha hecho realidad.

 

Los ayuntamientos afectados tenían que hacer unas primeras inversiones para poner a disposición los terrenos, pagar el coste de estudios y de los proyectos; costes importantes para municipios pequeños, pero obligatorios para poder acceder a la ayuda. Sin embargo, y con todo cumplido, la CHD cortó la financiación: el motivo, los recortes en 2012 de los presupuestos del Estado. El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente llegó a asegurar que no se disponía de los fondos europeos.

 

 

CIERRA EL GRIFO... PERO NO PARA TODOS

 

No obstante, el plan siguió adelante y CHD y el Ministerio se gastaron los fondos europeos, pero en actuaciones concretas. Salieron adelante las inversiones en Santa Marta y en la capital; esta concretamente corresponde con el tramo de carril bici y parque hecho junto a la depuradora y que la ministra del área y el alcalde de Salamanca presentaron entonces y en la que se invirterion 600.000 euros. También los de Villamayor y Huerta. Los únicos que quedaron fuera fueron los tres municipios que, curiosamente, están gobernados por el PSOE. Una actuación partidista según los socialistas. "Los únicos tres municipios que no han recibido esta inversión son del PSOE", ha apuntado el diputado David Serrada.

 

La decisión ha dejado 'tirados' a estos ayuntamientos después de haber hecho algunos gastos y, lo más preocupante, con el persistente problema de las inundaciones. Así lo denuncia el alcalde de Morille, Manuel Ambrosio Sánchez, que ha vuelto a sufrir el problema con el último episodio de lluvias. Para este municipio estaba prevista la recuperación del arroyo del Zurguén con un presupuesto de 690.000 euros y permitirá mejorar la capacidad hidráulica de los dos cauces y la limpieza de un tramo de más de 1,5 kilómetros.

 

 

También ha ocurrido en Juzbado, que ha visto como la ribera del Cañedo se ha inundado. En Juzbado se iba a actuar sobre un tramo de 1,3 kilómetros en un espacio de un alto valor ecológico declarado Lugar de Importancia Comunitaria en la Red Natura 2000.