El Gobierno británico convoca al embajador español por una "grave incursión" en aguas de Gibraltar

Avisa de que está dispuesto a hacer "lo que sea necesario" para proteger la soberanía y la economía de Gibraltar.


 

El Gobierno británico ha convocado al embajador español en Londres, Federico Trillo, para protestar por una "grave incursión" de un buque del Instituto Oceánico Español en las aguas que rodean Gibraltar, y cuya soberanía se disputan ambos países.

 

El subsecretario permanente del Foreign Office, Matthew Rycroft, ha sido el encargado de convocar al embajador español para "subrayar ante él la preocupación seria del Gobierno británico" ante esta nueva "incursión" realizada por el buque Ramón Margalef, del Instituto Oceanográfico Español, dependiente del Ministerio de Economía, informa el Foreign Office.

 

El secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, se ha quejado de que "a pesar de repetidas protestas diplomáticas" ante España en "meses recientes" por otras "incursiones" de buques españoles en las aguas que rodean el Peñón, el Ramón Margalef desplegara entre ayer y hoy una "actividad significativa" en "las aguas territoriales británicas de Gibraltar por más de 20 horas".

 

"Cuando se les dio el alto por radio, el barco respondió que estaba llevando a cabo un estudio con el permiso de las autoridades españolas y de interés para la comunidad europea", relata Lidington en una nota del Foreign Office.

 

Esta nueva "incursión", añade el responsable británico, "se produce solo dos semanas después de que un barco de la Guardia Civil realizase maniobras peligrosas en las inmediaciones de buques de la Royal Navy en aguas británicas, poniendo vidas en peligro y teniendo como resultado una colisión menor".

 

DE 5 A 40 "INCURSIONES" POR MES

 

Lidington ha subrayado que "según la Convención de la Ley del Mar de Naciones Unidas, las aguas que rodean Gibraltar son indiscutiblemente aguas territoriales británicas (...) en las que solo el Reino Unido tiene derecho a ejercer jurisdicción". Aunque España es parte de esa convención, se queja Lidington, "en los últimos dos años ha aumentado el número de incursiones ilegales de unas 5 a 40 por mes".

 

Tras condenar "enérgicamente" esta última incursión "provocadora", ha urgido al Gobierno español a "que se asegure de que no se vuelve a repetir". "Seguimos dispuestos a hacer lo que sea necesario para proteger la soberanía, economía y seguridad de Gibraltar", ha avisado.

 

"Creemos que es del interés de España, Gibraltar y Reino Unido evitar incidentes como éste que dañan las posibilidades de establecer un diálogo y una cooperación", concluye Lidington.




 

 

Noticias relacionadas