El Gobierno asigna a Salamanca 321.000 kilos de alimentos para los más necesitados

Más de 15.600 personas se beneficiarán de esta ayuda, valorada en 340.800 euros.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), pone en marcha la tercera y última fase del Plan 2013 de ayuda alimentaria a las personas más necesitadas de la Unión Europea, que se desarrollará entre el 3 y el 21 de febrero de 2014. En esta fase se repartirán más de 40 millones de kilos de alimentos, que llegarán a más de 2.000.000 de personas cuya situación económica o familiar de necesidad les impide adquirir alimentos de forma regular.

 

El sistema de distribución, como en campañas anteriores, se realizará a través de la Federación Española de Banco de Alimentos (FESBAL) y Cruz Roja Española, organizaciones que gestionarán el reparto para conseguir que los alimentos lleguen, de forma gratuita, a unas 9.000 entidades benéficas.

 

Más de 2 millones de kilos en la tercera fase en Castilla y León

En la tercera fase del Plan de 2013 de ayuda a las personas más necesitadas, puesto en marcha por el Gobierno de España se ha asignado a Castilla y León un total de 2.009.775 kilogramos de alimentos, valorados 2.133.098 euros, de cuya distribución se beneficiarán 102.825 personas necesitadas de las nueve provincias castellano y leonesas.

 

Estos alimentos -depositados en los almacenes de Cruz Roja en todas las provincias de la región y en los 17 centros de almacenamiento y distribución del Banco de Alimentos en las provincias de Ávila, Burgos, León, Salamanca, Valladolid y Zamora- son distribuidos a las personas más necesitadas a través de 828 entidades benéficas de colaboran en la región castellanoyleonesa.

 

Más de 4,6 millones de kilos en Castilla y León en 2013

Además de lo distribuido en esta tercera fase, en la primera fase del Plan de 2013, puesta en marcha en junio pasado, Castilla y León recibió un total de 1.279.587 kilogramos de alimentos, valorados en 1.305.448 euros, de cuya distribución se beneficiaron 102.044 personas; y en la segunda fase, puesta en marcha en noviembre pasado, las nueve provincias recibieron un total de 976.041 kilos de alimentos, valorados en 932.489 euros, que beneficiaron a 102.752 personas.

 

Con esta tercera fase se completa el reparto de más de 4,6 millones de kilos de alimentos previstos dentro del Plan 2013 para Castilla y León, con un valor de más de 4,3 millones de euros.

 

Tipos de alimentos a distribuir en esta tercera fase

En esta fase se distribuirán, en todas las provincias españolas, alimentos de primera necesidad y de calidad como son: alimentos infantiles (potitos y cereales infantiles), arroz, garbanzos, lentejas, leche UHT, harina, aceite, pasta, tomate frito, galletas, quesos, judías verdes en conserva y fruta en conserva sin azúcar añadido.

 

En esta segunda fase, se distribuyen aceite de oliva, legumbres (garbanzos y lentejas), arroz, cereal infantil, fruta en conserva, galletas, harina, judía verde en conserva, leche UHT, pasta alimenticia, potitos, queso parafinado y tomate frito.

 

Este Plan del Gobierno constituye la fuente principal de alimentos destinada a la distribución gratuita en España

El Plan del Gobierno de ayuda alimentaria constituye la fuente principal de alimentos destinada a la distribución gratuita en España entre las personas más necesitadas. De hecho, los alimentos procedentes de este Plan suponen el 40% del total de los alimentos distribuidos por los Bancos de Alimentos y el 99% de los repartidos por Cruz Roja Española.

 

Este plan de ayuda alimentaria, que se aplica en nuestro país desde hace 27 años en el marco de la Política Agraria Común, ha sido de una importancia capital para atenuar la penuria alimentaria de muchas familias españolas, especialmente en estos últimos cinco años.

 

El perfil de las personas que reciben estos alimentos ha ido cambiando a lo largo de estos 27 años. Sin embargo, en la actual situación de crisis económica, el plan atiende a personas de todas las capas sociales.

 

Los objetivos del programa, vinculados al de cohesión social y eliminación de la pobreza, permanecen, e incluso se amplían a aspectos sociales, hasta ahora no contemplados.