El gatillo de Perfumerías Avenida se encasquilla y cede víctima de su propia precipitación

Avenida-Lille en el encuentro disputado en Würzburg

No pudo ser. Perfumerías Avenida se queda casi sin opciones en Europa tras caer en Lille (78-66) víctima en buena medida de su propia precipitación que se unió a un día malo en el porcentaje de tiro. Con todo lo peor, la lesión de Blé, que se retiró lamentándose de su rodilla.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

78 ESBVA-LM (20+10+27+19): M. Mahoney (5), V. Bremont (19), A. Gaye (2), S. Kaltsidou (3), M. Amant (11) -cinco inicial-, J. Gomis (6), E. Podrug (13), G. Robert (14), L. Kamba (5), C. Aubert (0)

 

66 PERFUMERÍAS AVENIDA (17+12+17+20): Silvia Domínguez (5), Jacki Gemelos (4), Vanessa Gidden (16), Gabriela Marginean (19), Astou Ndour (9) -cinco inicial-, Leonor Rodríguez (9), Kristine Vitola (0), Vanessa Blé (0), Elena Pedrosa (0)

 

INCIDENCIAS: Partido corresondiente a la jornada nueve de la Euroliga disputado en el Palacium Lille.

Un partido de Euroliga es el peor sitio para perdonar, y lo hizo Avenida. Falló el equipo salmantino en su intento por conseguir la primera victoria a domicilio y lo hizo, en buena medida, porque su ataque no funcionó -no fue el día de Gemelos, Ndour o Silvia-, pero sobre todo porque cometió demasiados errores en situaciones en las que ni siquiera el rival las forzó. Evidentemente Lille es un equipo duro que no iba a facilitar canastas pero Avenida cayó en la precipitación y se dejó escapar una oportunidad que tenía fundamento porque su trabajo atrás fue bueno durante muchos minutos.

 

Sin embargo a final en el tercer cuarto tantos errores empezaron a pasar factura también atrás y ahí fue cuando Lille rompió el duelo. Además la lesión de Blé en el inicio del último cuarto fue un duro palo del que fue imposible levantarse pese a ciertos toques de orgullo. 

 

Una ruleta rusa de aciertos y errores, de uno y otro equipo. Así se puede resumir el primer cuarto entre el conjunto galo y el salmantino. A la racha de aciertos de uno, respondía el otro, y lo mismo sucedía con errores en lanzamientos aparentemente fáciles o pérdidas de balón. Mucha tensión desde el principio a sabiendas de lo que había en juego.

 

Empezaron mandando las locales aprovechando los errores de Avenida en el lanzamiento sobre todo porque costaba ver las ventajas y a la compañera más liberada. Los problemas ofensivos se resarcían con un buen trabajo atrás que impedía que el equipo de Lille se distanciara. De hecho un triple de Gemelos permitía a las de Miranda ponerse por primera vez por delante, 7-9, aunque con seis puntos de manera consecutiva de Amant, triple más canasta y adicional, las francesas volvían a retomar el mando.

 

Como se podía prever la agresividad atrás presidía el juego de las locales que introducían continuas rotaciones para mantener esa intensidad. También cambiaba piezas Miranda que tras dos triples de Leo y Marginean veía como el duelo se igualaba de nuevo, 15-15. Kamba sorprendió dos lanzamientos de larga distancia ante Vitola y eso le dio a sue equipo la máxima renta hasta entonces justo cuando llegaba el debut de Elena Pedrosa en Euroliga. 

 

Si algo podía definir el encuentro para mal en Perfumerías Avenida eran las pérdidas de balón, demasiadas a esas alturas ante la presión defensiva que imponía su rival. De hecho ese fue el principal problema en el inicio del segundo parcial. Con Silvia Domínguez muy incómoda, balones que se dejaban francos para que Lille corriera a la contra y se marchara cinco arriba, 28-23, antes de que llegara el primer tiempo del equipo salmantino a 4'30" para el descanso. 

 

Había que buscar soluciones en las dos zonas. Ganar en confianza atrás y dar alternativas en ataque donde era complicado encontrar un balón por dentro y tampoco los lanzamientos exteriores encontraban aro fácil

 

Con los árbitros dejando jugar mucho, quizás en exceso, el encuentro caía en minutos de correcalle que eran bien aprovechados por Avenida que pese a sus claros problemas se mantenía solo tres puntos por debajo, 30-27, a dos del descanso. El partido se jugaba en las trincheras y lo entendieron las de la escuadra salmantina en ese tramo final con una excelente defensa, aunque faltó ese punto de tranquilidad en ataque y se escaparon dos balones para haberse ido al descanso por delante, 30-29. 

 

Marginean y Podrug en el partido disputado en Würzburg

 

Avenida, que había ido siete puntos abajo, había conseguido pese a sus problemas en ataque, de porcentaje y pérdidas, volver a meterse encima del equipo de Lille gracias a su trabajo atrás. Era el camino aun cuando ya contaba con piezas como Astou Ndour con tres faltas a esas alturas. De hecho la española no salió de inicio en la reanudación sino que lo hizo Vitola que abrió el marcador.

 

Dos puntos que, sin embargo, no fueron el aviso de que a Avenida se le hubiera desencasquillado el arma. De hecho, aun trabajando bien atrás y recuperando balones, no se tradujeron en puntos sino en pérdidas en acciones de contragolpe. Demasiado aire para la escuadra gala que no lo desaprovechó y un visto y no visto se fue siete puntos arribaLa prueba de en Euroliga no se perdona una se vivió a continuación. Dos buenos ataques de Avenida le permitieron meterse de nuevo a tres puntos pero en las dos acciones siguientes permitió dos lanzamientos de tres sin defensa delante y Lille sumó seis puntos que le dieron un nuevo empujón y dejaron muy tocado al equipo azul que, absolutamente bloqueado acabó mal el cuarto, diciendo casi adiós al partido. Un último arreón de orgullo de Marginean dejó la desventaja en once antes de afrontar el último parcial. 

 

LESIÓN DE BLÉ

 

No había buenas noticias pero se puso peor en una acción nada más iniciarse el último cuarto cuando Vanessa Blé caía lesionada con gestos ostensibles de dolor y echándose la mano a su rodilla

 

Un tremendo jarro de agua fría en el peor momento posible del que Avenida trató de levantarse con el orgullo de Marginean, que puso al equipo de nuevo por debajo de los diez puntos de desventaja, pero demasiado sola en ataque no fue suficiente para sostener el intento de reacción y al final Lille acabó imponiéndose sin problema.