El ganado de vida, al alza después de varias semanas de estabilidad

Miembros de la mesa y del público bromearon con que la subida de los terneros "se debe a la ausencia de Ricardo Escribano" en la jornada de la Lonja... ¿tendrá algo que ver?

La mesa de vacuno de vida ha cotizado al alza después de varias semanas de estabilidad pese a la petición de repetición por parte de los compradores o tratantes. No en vano, se da la circunstancia de que la subida ha coincidido con la ausencia del ganadero de Asaja, Ricardo Escribano, que dada su mala y conocida relación con Eloy García, se ha especulado con que los "terneros de vida han subido porque no estaba Ricardo"; el público y la mesa de vida así lo reflejaron y lo pusieron, nunca mejor dichon encima de la mesa por mucha ironía que llevasen esas palabras.

 

Así, y con un mercado que contó con 1.341 animales de buena calidad y buenas ventas, los compradores destacaron la estabilidad, no así los ganaderos que hicieron hincapié en una subida de los precios con peticiones entre 0,03 y 0,06 euros para machos y hembras. Finalmente, el presidente optó por una cotización alcista del valor de las hembras (+0,03) y de los machos de segunda categoría (+0,06).

 

Por su parte, la mesa de vacuno de carne también vio cómo sus precios se incremantaban debido a la escasez de oferta en el mercado y a la pregunta de animales pese a que las ventas y el consumo no san nada alentadoras.

 

De este modo, los machos aumentaron su valor 0,06 euros mientras que las hembras hicieron lo propio 0,03 euros con un acuerdo casi unánime de la mesa.

 

En otro orden, la mesa de ovino mantuvo los precios de la semana pasada y ni la llegada del puente de la Constitución pudo con una subida del valor de los lechazos y de los corderos.

 

EL CEREAL SIGUE A LA BAJA

 

Por otro lado, la mesa de cereales cotizó de nuevo a la baja en una jornada marcada por la inestabilidad de los mercados internacionales y de un maíz que empuja a la baja al resto. De este modo, mientras que los agricultores solicitaron una repetición de los precios, los compradores indicaron una bajada de entre dos y seis euros.

 

Finalmante, la decisión del presidente se centró en una bajada de un euro para los trigos y la cebada y de tres euros para el maíz. Avena, centeno y garbanzos y lentejas mantuvieron sus precios estables junto a la paja.