El futuro se hace realidad con los robots diseñados para el hogar

Desde hace ya unos años es común ver cómo de vez en cuando surgen nuevas tecnologías y novedosos productos que suponen un cambio importante en la forma en la que realizamos las tareas diarias y la manera en la que afrontamos todo tipo de situaciones del día a día. La llegada de Internet y los smartphones son una clara muestra de ello, pero no son ni mucho menos las únicas que podemos ver.

Hoy en día uno de los aspectos que más relevancia está adquiriendo en el panorama tecnológico mundial es el de la domótica o, en otras palabras, la tecnología aplicada al hogar. Luces que se encienden desde el móvil, temperatura controlada desde nuestra muñeca, cámara inteligente para abrir la puerta… Un sinfín de aplicaciones que, si bien no están demasiado extendidas aún, comienzan a hacer sus primeras apariciones.

 

El camino por recorrer y los retos a batir por la domótica son aún muchos, pero según los expertos, el futuro está en los robots. Un tópico tratado en el cine de forma constante a lo largo de la historia y que podría ser realidad en no demasiado tiempo.

 

Robots para realizar todo tipo de funciones

 

Pese a que cuando se hace mención a la palabra ‘robot’ se tiende a pensar inmediatamente en términos futuristas, la realidad es que hay algunos que ya llevan desempeñando su función en muchas casas alrededor del mundo desde hace unos años. Es el caso de los robots de cocina, por ejemplo, que han supuesto un enorme avance a la hora de ahorrar tiempo en la preparación de toda suerte de comidas, desde la más cotidiana hasta la más extraordinaria.

 

Sin embargo, los más llamativos y que comienzan a ser habituales son los robots aspiradores para casa, unas máquinas con dimensiones más o menos reducidas con un cierto enfoque de mayordomo, aunque muy limitadas. Esto es así porque su único cometido de estos robots es el de deambular alrededor de las estancias de la vivienda librándolas de suciedad a su paso. El principal exponente de estos dispositivos lo podemos encontrar en la marca Roomba, la cual lleva distribuyendo y colocando sus aspiradores inteligentes desde el año 2002.

 

¿Qué hace especial a los robots aspiradores? Mayormente, la autonomía que traen consigo. Estos aparatos son capaces de realizar acciones como detectar los obstáculos que se encuentran a su alrededor para no chocarse con ellos o volver a su base de carga cuando la batería está a punto de agotarse, siendo nuestra única tarea el ponerlos en marcha cuando queramos limpiar el suelo.

 

También para toda clase de bolsillos

 

Las nuevas tecnologías, admitámoslo, no suelen ser especialmente baratas. Los primeros ordenadores, los primeros teléfonos móviles y demás productos similares no comenzaron a poder ser adquiridos por el público general hasta que no llegó su popularización, lo cual está teniendo lugar en este momento con los robots para el hogar y, más concretamente, con los aspiradores.

 

Adquirir un robot de limpieza hace unos pocos años era algo que requería un importante desembolso económico por nuestra parte que muchas veces no compensaba el servicio que ofrecían. Ahora, gracias a la mejora de sus componentes y de la disponibilidad de productos como iLife A4 ya no es tan complicado el conseguir uno de estos robots sin que el precio sea un problema. Más desconocidos que los Roomba, los robots de la marca iLife llegan para dar respuesta a esos consumidores que quieren que tener un robot aspirador en su vida no sea incompatible con ahorrar no sólo en tiempo, sino también en dinero en el momento de comprarlo.

 

Evidentemente, no es el mejor modelo que podemos encontrar actualmente en el mercado, pero será más que suficiente si el uso que vamos a hacer de él entra dentro de lo estándar y no somos especialmente exigentes. Se mueve en diferentes tipos de suelo, no emite demasiado ruido al realizar sus tareas, incorpora un juego de recambios que terminan por sernos útiles más tarde o más temprano, cuenta con la mencionada característica de volver a su base de carga si queda poca batería… Y, casi lo más importante, tiene garantía. Como todo objeto tecnológico, es susceptible de sufrir algún fallo, así que esto nos servirá para que podamos estar tranquilos si se nos estropea.