El futuro de la dehesa pasa por la rentabilidad y la acción conjunta

Jornadas en Castro Enríquez. Junta de Castilla y León y La Salina abogan por coordinar los proyectos de cuatro Comunidades que ven imprescindible la conservación del entorno para el desarrollo rural
CHEMA DÍEZ

La finca de Castro Enríquez acogió ayer la visita de un grupo de senadores para la defensa de la dehesa con el objetivo de asegurar su futuro, que pasa inevitablemente por la rentabilidad de las mismas y la acción conjunta de las cuatro Comunidades Autónomas que disfrutan de este entorno: Castilla y León, Castilla La-Mancha, Extremadura y Andalucía.

Por este motivo se celebran unas jornadas sobre la dehesa, su futuro, sus problemas y posibles soluciones con una defensa a ultranza de un “entorno clave para el desarrollo provincial, además de tratarse de una actividad necesaria e imprescindible”. Así se expresó la presidenta de la Diputación, Isabel Jiménez, quien destacó además que la provincia “cuenta con 362.000 hectáreas adehesadas, motivo más que suficiente para el desarrollo de este ecosistema, gracias también a la aportación del ganado bravo y los productos agroalimentarios de calidad”.

La presidenta de La Salina estuvo acompañada también por el presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca del Senado, Francisco Bella y el viceconsejero de Desarrollo Sostenible de la Junta de Castilla y León, José Manuel Jiménez. Fue precisamente este último quien hizo hincapié en la importancia de estas jornadas “porque generan un debate necesario para el desarrollo de este ecosistema”.

Asimismo, José Manuel Jiménez apuntó varios de las amenazas actuales de la dehesa, tales como “el arbolado, la incidencia de las enfermedades, su vejez... que pueden llevar a la destrucción del ecosistema si no se actúa de un modo rápido”.

Por último, resaltó el Plan de Gestión de la dehesa, que ya fue aprobado para más de 100 dehesas para una superficie total de cerca de 100.000 hectáreas en Castilla y León”. Y apuntó que si este entorno “no es rentable, difícilmente podremos conservarlo”.
“Búsqueda del equilibrio”
Por su parte, el senador Francisco Bella hizo una mención especial al propósito fundamental de la dehesa, “que no es otro que el equilibrio para su desarrollo sostenible, paisaje que siempre ha contado con varios aspectos de gran relevancia como la economía, la biodiversidad y la parte humana, el hombre”. Además, el grupo del Senado trabaja en la elaboración de un documento que recoja los problemas fundamentales y las futuras soluciones, “a falta tan sólo de dos sesiones más en el Senado para la defensa de este ecosistema que es clave en el entorno de trabajo de cuatro Comunidades y una defensa conjunta con Portugal para exponer cualquier propuesta a la Comisión Europea”. También se hizo referencia al ganado bravo, calificado como “de referencia en el entorno de la dehesa y clave en el desarrollo del mismo” pese a la crisis que atraviesa el sector por la polémica suscitada y la reducción de festejos.

Degustaciones
Por otro lado, la jornada de ayer contó con varias actividades entre las que se encontraban la visita a varias dehesas de la provincia como la de Villar de los Álamos, propiedad de Guillermo Marín o la dehesa de Los Huelmos, de Jesús Castaño. Los senadores pudieron degustar además los productos agroalimentarios de calidad de la provincia como la Lenteja de La Armuña, la carne de Morucha o el jamón de Guijuelo. Por último, visitaron la fábrica chacinera de Calderón y Ramos en Guijuelo.

A la jornada, que tiene hoy continuidad acudieron, entre otros, el director general de Producción Agropecuaria, Baudilio Fernández Mar Domingo o el senador popular José Valín.