El fútbol salmantino... en ALERTA ROJA

(Foto: Teresa Sánchez)

Desde la UDS a la Unión Deportiva Santa Marta pasando por el CD Guijuelo, desde Segunda B hasta División de Honor, los representantes del fútbol salmantino en categorías nacionales viven un momento crucial porque los objetivos marcados en el inicio de temporada se han complicado para todos e incluso varios están en serio riesgo de perder la categoría. Abril definirá sus respectivos destinos.

 

No vive un buen momento el fútbol salmantino en sus categorías nacionales. Desde su máximo exponente,  la Unión Deportiva Salamanca, pasando por el Guijuelo, los representantes en Tercera División –Salmantino y  UD Santa Marta-, hasta los dos conjuntos en División de Honor, ninguno ha conseguido a estas alturas de la temporada cumplir con los objetivos marcados en su comienzo y este mes de abril será definitivo para saber si podrán o no hacerlo.

 

Comenzamos precisamente por analizar la situación de la Unión. Restan ocho jornadas para que finalice la competición y ahora mismo está, como desde hace semanas, a seis puntos del objetivo de meterse en la lucha por el ascenso. Las matemáticas dicen que tiene en su mano conseguirlo aunque la dinámica y, sobre todo el fútbol que realiza, no permiten disparar las expectativas. Buena parte de sus opciones se dirimen el domingo ante el Caudal, precisamente el equipo que marca el acceso a esos puestos de ‘play off’. Un triunfo local dejaría a tiro de una victoria el objetivo.

 

Después en este mes de abril, y por ese orden, partidos frente a Leganés (a domicilio), Zamora (en casa) y Real Madrid C (también fuera de casa). A esas alturas, y con sólo dos jornadas por delante, es más que probable que ya se pueda saber si la Unión se salva o no de la quema que amenaza al fútbol salmantino.

 

En la misma categoría, el CD Guijuelo lucha por un objetivo diferente como es el de la salvación. Marzo ha sido propicio para el conjunto de Sito y por eso ahora mismo depende de si mismo, aunque no tiene un calendario fácil por delante (Sporting y Fuenlabrada, a domicilio y Oviedo y Sanse, en el Municipal) y sólo dos puntos le separan de la promoción y cinco de los puestos de descenso.

 

Si en lo deportivo no está siendo una campaña fácil ni para UDS ni para el Guijuelo, algo parecido se puede decir en los institucional y en lo económico por lo que conseguir sobre el césped lo que se persigue puede ser la única tabla de salvación si se piensa en el futuro.

 

Tercera División en dificultades

 

Y si se puede hablar de temporada regular en Segunda B, en Tercera División las cosas pintan peor con los dos representantes, Salmantino y UD Santa Marta moviéndose en el filo de la navaja durante todo el año.

 

El filial ocupa ahora mismo la posición catorce a cinco puntos de los puestos que marcan el descenso. Una distancia considerable si se tiene en cuenta las dificultades que tienen los de abajo para puntuar pero la dinámica del equipo en las últimas no es la mejor con tres derrotas y un empate. En las dos próximas jornadas en las que juega fuera de casa ante Numancia y Astorga necesita sacar algo positivo puesto que después se medirá a segundo y tercer clasificado  -Cultural y Arandina-, para acabar el mes.

 

Más urgencias si cabe tiene la Unión Deportiva Santa Marta. El club era consciente de que no sería una temporada fácil para un equipo sin experiencia en la categoría –tiene de largo la media de edad más joven-, y así se ha confirmado. Ahora mismo está en la posición 17, a un punto de los puestos de descenso y agobiado porque la falta de gol está lastrando semana tras semana sus enfrentamientos. Para ellos este mes de abril también será vital y más si cabe el encuentro que le espera el próximo fin de semana a domicilio ante el Lermeño, conjunto al que precede en la tabla. Posteriormente recibirá al Ávila, le tocará visitar La Granja para acabar el mes ante la Gimnástica. Atar puntos en casa y conseguir un buen resultado dentro de seis días puede decidir la suerte de los equipos salmantinos en Tercera.

 

Honor, en peligro

 

Y si las cosas no acaban de ir bien en Segunda B y en Tercera, la fortuna de tener dos equipos en División de Honor ha sido flor de una temporada. La UDS perdió la categoría hace semanas con dos victorias en 27 jornadas disputadas y el otro representante salmantino, la UD Santa Marta, ahora mismo y a falta de tres jornadas para finalizar el campeonato, también ocupa uno de los puestos de descenso. Los tormesinos, que viven la primera temporada en toda su historia en División de Honor, están a seis puntos de la salvación con nueve puntos por disputarse así que no les queda más remedio que vencer este fin de semana en casa al Valladolid, al que dejaría a tres puntos, y después tratar de hacer lo propio ante Majadahonda y Alcorcón.

 

En definitiva, el fútbol salmantino está en alerta roja y por delante un mes en el que deberán meter la quinta marcha para salvar los muebles y evitar el desastre.