El fútbol permite al Guijuelo seguir soñando hasta el final con la Copa

Los de Idiakez soñarán hasta el final con jugar la Copa del Rey y ya quedarán por delante de la UDS. Todas las fotos del derbi, en ESTA GALERÍA

 

El fútbol, caprichoso muchas veces, fue justo con el Guijuelo en el derbi frente a la UD Salamanca, porque a los puntos y a los goles, los de Idiakez fueron merecedores de tres puntos que le dejan seguir soñando hasta el final, aunque estuvo varios minutos en quinto puesto de manera provisional.

El partido comenzó bien para los de Idiakez, llevando la iniciativa y ahogando a un Salamanca que no podía crear juego porque el Guijuelo no se lo permitía. El primer susto para la UDS llegó en una falta al borde del área, escorada que botó Romero e Iturralde remató desviado de la portería de Villoria.

El Guijuelo seguía teniendo el balón y dominaba en el juego, estaba cómodo y hacía su juego dejando a la UDS paralizada. Hasta Molo hizo ‘una de las suyas’ y salió con el balón controlado hasta casi el área rival cuando fue claramente derribado, pero al árbitro no lo vio. Pero los de Idiakez duraron poco más en el terreno de juego, en concreto hasta el gol de un Salamanca inoperante hasta entonces, que en el minuto 15 encontró demasiada suerte en un centro de Sergio García que Javi H. aprovechó para batir a Montero tras un fallo de la defensa.

El tanto de los de Zegarra cambió de manera radical el partido, que hizo desaparecer al Guijuelo del mismo para entrar la Unión manejando los tiempos del partido y llevando el peligro por las bandas, con Jeremy y Sergio García haciendo de las suyas y De la Nava y Javi H. rompiendo por dentro, por lo que Molo se tuvo que convertir en el apagafuegos de los de Idiakez.

Precisamente fue Javi H. el que más peligro creó en la meta de Montero en dos ocasiones seguidas, la última en el minuto 38 obligando al guardameta del Guijuelo a sacar una mano providencial.
Una mala noticia para el Guijuelo fue la lesión de Johathan en el minuto 23 en un mal movimiento de la rodilla que hizo retirarse al salmantino con malas sensaciones de que algo malo le podía pasar. Sin duda, mal año para los salmantinos en el aspecto de las bajas.

Mateo da otro aire a un Guijuelo lanzado
En la segunda parte, Idiakez retiró a un Juan Domínguez desaparecido que no dio nada al equipo y sacó a Mateo para dotar al centro del campo de más llegada y de peligro desde la frontal del área. Y precisamente fue el primero que lo intentó llevando el peligro en un disparo cruzado que se marchó por poco desviado.

Y en la siguiente, en el minuto 49, llegó el empate gracias a una buena combinación entre Eneko y Romero que el vasco definió a puerta vacía tras una genialidad del sevillano que engañó a los defensas con el tiro y le sirvió el balón a Eizmendi para poner el 1-1.

El gol dio alas al Guijuelo que tuvo dos buenas ocasiones en las botas de Valero que el canterano Villoria desvió a córner animando a una afición poco expresiva pero que aplaude cada ocasión como si fuera la última.

Los ‘verdes’ siguieron creando peligro ante un Salamanca tocado y casi hundido que no podía parar las acometidas de un Guijuelo transformado que encontró al trío Romero-Eneko-Mateo su filón para hacer su fútbol.

En el minuto 59 el Guijuelo tuvo la ocasión para adelantarse en el marcador, una vez más, tras un fallo de la zaga unionista que Tete se encontró en la frontal y tras adentrarse en el área mandó el balón demasiado cruzado. Y uno más tarde, en el 60, el fútbol fue justo con el Guijuelo y una falta botada por Mateo encontró al ‘capi’ Iturralde que remató solo al fondo de las redes unionistas llevando el delirio a las gradas y soñando con la Copa.

A partir de ahí, el Guijuelo lo siguió intentado pero aguantando más el balón con Chema creando peligro y dejándose todo en el campo atacando muy bien las débiles bandas de la UDS con Reyes y Ayala, al tiempo que creció en el medio con Eloy, Mateo y ‘el capi’. El partido se embarulló un poco más pero seguía mandando el Guijuelo aunque la UDS pidió un penalti sobre De la Nava tras un centro desde la derecha que el árbitro no consideró tal.

Romero seguía siendo el termómetro del Guijuelo que jugaba al son del ‘artista’ y manejaba el partido sin excesivas dificultades aunque cualquier acercamiento de la UDS encogía el corazón de afición y jugadores.

Al final, en el minuto 90 se lió y el derbi tuvo una tángana entre varios jugadores de UDS y Guijuelo que terminó con Toño expulsado y Yuma, Diego Reyes e Iturralde amonestados con un Chema muy nervioso y enfrentamientos entre los banquillos que dieron más nervios y aliciente al primer partido oficial entre ‘verdes’ y blanquinegros en partido oficial.

Pero los de Idiakez, que supo leer bien el partido y atacar las debilidades del rival, se llevaron un triunfo de oro que les permite soñar hasta la última jornada con la Copa, y eso, si se lo dicen al alguien a principios de temporada le llaman “loco”. Bendita locura…