El folclore anima los tendidos

Los charros animan la corrida. (Foto: Perelétegui)

En el II Desafío charro no podían faltar los sones de la gaita y el tamboril tan arraigados a esta tierra.

A medio llenar se ha quedado la plaza de La Glorieta de Salamanca en el II Desafío Charro a pesar de ser dos salmantinos los que salían al ruedo. Gallo y Castaño han estado entre sus paisanos, por cierto vestidos como la ocasión lo merece, de charros y con trajes hechos especialmente para esta corrida.

 

 

La lluvia ha deslucido un día que debería haber sido de los más importantes para los aficionados taurinos. El frío se ha hecho presente, por no hablar del viento que ha impedido que los diestros desarrollaran su trabajo con facilidad.

 

 

A pesar de ello, los balconcillos han sido los más poblados, ya que allí se han refugiado los más frioleros. Otros se han quedado en el tendido, los chubasqueros y paraguas han puesto la nota de color a una tarde oscura al más puro invierno. También se han animado a mojarse los propietarios de la peletería de Frades de la Sierra, muy conocidos en Salamanca.

 

 

Los palcos no se han quedado para atrás y en ellos hemos visto a Santiago Martín, El Viti, a quien Gallo ha brindado uno de sus toros. Un grupo de charras y tamborileros ha estado también en los mismos, animando entre toro y toro al son de la gaita y el tamboril.