"El flamenco es un arte que se clava directamente en el corazón y no entiende de lenguas"

Con más de un año de vida, la función 'Voces', de la artista Sara Baras, llega el sábado día 6 de agosto a La Granja de San Ildefonso, a las 22:00 horas, y el viernes 7 de octubre estará en el CAEM de Salamanca, a las 21:00 horas. 

Img 5340web vertical

La bailaora y coreógrafa Sara Baras vuelve un año más al Festival ‘Noches Mágicas’ de la Granja de San Ildefonso. Esta vez, quiere recordar a sus grandes maestros del flamenco, Paco de Lucía, Camarón, Antonio Gades, Enrique Morente, Moraíto y Carmen Amaya, y lo hace a través de sus tacones con su espectáculo ‘Voces’.

 

¿Cómo surgió la idea de 'Voces'?

 

"Surgió como una necesidad. Cuando falleció Paco de Lucía, fue un golpe durísimo para todo el equipo. La preparación del espectáculo nos llevó, curiosamente, mucho menos tiempo que la de otros espectáculos. Terminamos en noviembre de 2014 con la temporada de ‘La Pepa’ en Madrid y a finales de diciembre estrenábamos ya ‘Voces’ en París, por lo que fue muy poco tiempo. Pero nos movía el deseo de poder agradecer a nuestros maestros todo lo que han aportado al mundo del flamenco y la unión que tenemos en el equipo hizo que, hasta en los momentos de improvisación, todos fuésemos a una.

 

En cuanto el espectáculo se estrenó, nos dimos cuenta de que ‘Voces’ iba a ser un regalo para nosotros mismos. Por eso, se nota mucho la fluidez y la conexión sobre el escenario".

 

En ‘Voces’ homenajeas a los grandes del flamenco, ¿es esto lo que marca la gran diferencia con respecto a tus anteriores giras?

 

"El hecho de poder llevar al escenario la conexión que siento con los maestros es lo que mueve esta función. Es una experiencia nueva el poder sentir a Paco de Lucía y su gran generación de artistas que, aunque nos falten, siguen estando con nosotros. Eso es lo que intentamos mostrar sobre el escenario y quizás sea eso lo que marque la diferencia".

 

Aunque se trate de un espectáculo ‘triste’, ¿qué es lo que le aporta la energía?

 

"El amor, el respeto, el cariño y la admiración a nuestros maestros es lo que tratamos de transmitir al espectador. Realmente no buscamos que sea triste porque sacamos el lado positivo de poder sentir de cerca a estas figuras del flamenco y, como equipo, defendemos lo que ellos nos enseñaron a hacer a través de este arte.

 

Hay muchas referencias a ellos en la coreografía, en la parte musical y hasta en el vestuario, y estos detalles nos unen directamente con ellos. Eso es lo que hace que el espectáculo tenga una energía tan bonita".

 

¿Quién tiene el privilegio de formar ese equipo que lleva a todas partes?

 

"En esta gira tenemos un artista invitado, José Serrano, que además es mi marido, que nos ofrece momentos artísticos impresionantes. La música está a cargo de Keko Baldomero, un gran guitarrista que se entrega totalmente a lo que hacemos. También hay siete músicos entre cantaores, percusionista y guitarristas y un cuerpo de baile formado por cinco chicos y chicas. En este espectáculo, la personalidad de cada uno es muy importante y todos aportan su propia voz.

 

Además, para ‘Voces’ tenemos el gusto de contar con colaboraciones especiales, como la presentación que corre a cargo de Carlos Herrera o un tema en playback de Chaboli".

 

¿Cómo se vive el flamenco fuera de España?

 

"La gente es muy entregada. El flamenco es un arte que se clava directamente en el corazón, que no tiene pasaporte y no entiende de lenguas. Es una cosa de sentimientos. Es por eso que, en los teatros más importantes del mundo, el hecho de que hagan un hueco a un arte tan español, es de agradecer. Además, admiran a nuestros maestros más de lo que pensamos".

 

¿Qué se siente al actuar en un paraje como es La Granja de San Ildefonso?

 

"Quizás sea aquí de los pocos sitios donde la compañía ha representado todos los espectáculos. Tengo una conexión preciosa con este público y siempre digo que el Festival de las Noches Mágicas nos regala unas veladas verdaderamente mágicas".

 

También actuará el 7 de octubre en Salamanca, ¿habrá algún cambio con respecto a la función de Segovia?

 

"En Salamanca actuaremos en un lugar cerrado y, por cuestiones técnicas, el espectáculo se tiene que adaptar a los espacios. Tratamos de exprimir el entorno en el que nos encontramos, pero siempre sin perder la esencia de lo que queremos mostrar. Además, 'Voces' va cambiando a lo largo de tiempo, en función de cómo vaya evolucionando la gira y del momento sentimental en que nos encontremos. A medida que vamos creciendo, vamos evolucionando". 

 

Después de los conciertos, ¿podrá disfrutar de un tiempo por alguna de estas dos ciudades?

 

"Eso antes sí lo hacía porque me encantan tanto Salamanca como Segovia pero ahora, como ya soy mamá, tengo otras obligaciones, así que nos tocará volver rápidamente. Para una madre, el tiempo que le dedicas a tu hijo es lo más importante de todo pero, por suerte, tengo el gusto de conocer bien ambas ciudades y tener buenos amigos allí".

 

sara baras

 

¿Qué tal responde el público castellano al flamenco?

 

"Maravillosamente. Todo el mundo piensa que el público del sur es más ‘calentito’, pero no es así. Muestran gran cariño y entrega y saben guardar unos silencios que ponen los pelos de punta. Hay siempre una gran unión entre nosotros y el público de esta tierra".

 

Ya lleva muchos años sobre los escenarios, ¿no se plantea bajarse durante un tiempo de sus tacones y dedicarse más a su vida personal?

 

"La verdad es que ahora me encuentro en un buen momento y hemos conseguido, entre todo el equipo, poder compaginar vida personal y profesional. Para mí, lo más importante de mi vida es mi hijo y no me quiero perder nada de su crecimiento, pero desde los escenarios puedo acercarle ese respeto al arte que quiero inculcarle".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: