El fiscal ve indicios de "estafa y falsedad documental" en los cobros de Terciado e imputa a toda la cúpula de Cepyme

Jesús Terciado, a la salida del juzgado el pasado julio.

El juez que investiga por qué empresas de Terciado cobraron 300.000 euros de Cepyme llama a declarar a su gerente y secretario general y a un expresidente. El fiscal fuerza la imputación tras la declaración de Terciado en julio, cuando reconoció los cobros.

El juzgado que instruye la querella por los cobros irregulares de Jesús Terciado como presidente de Cepyme ha dado un paso adelante y ha imputado a la actual cúpula de Cepyme y a su expresidente para intentar aclarar por qué empresas de Terciado cobraron más de 300.000 euros de la patronal de las pequeñas empresas. Detrás de este giro en el caso está la sospecha del Ministerio Fiscal de que los cobros, reconocidos por Terciado en su declaración el pasado julio, constituyen un delito de estafa, apropiación indebida y falsedad documental. Una sospecha que sitúa a Terciado un paso más cerca de la apertura de juicio oral que le obligaría a abandonar todos sus cargos en CEOE, Cepyme y la patronal abulense.

 

El juzgado de Madrid que instruye el caso ha hecho llegar a varios integrantes de la actual cúpula de Cepyme, miembros del equipo de Terciado, una providencia citándolos a declarar como imputados en los próximos días. Los llamados son el secretario general, José Alberto González Ruiz y el gerente, José Manuel Vilar Martínez, a los que se une el expresidente de Cepyme, Jesús Bárcenas. La fecha prevista para su declaración es el próximo día 12 de noviembre.

 

El motivo de su citación es que la investigación sobre los cobros que Terciado hacía de Cepyme por ser presidente sigue adelante. El presidente de la patronal de las pymes y vicepresidente de CEOE tuvo que declarar el pasado mes de julio al denunciar la patronal salmantina que dos de sus empresas, Ingasert y Tecrucyl, habían facturado a Cepyme por cantidades que superaban los 300.000 euros en dos años. Los pagos se produjeron nada más llegar Terciado a la presidencia de Cepyme, y entre 2010 y 2012.

 

En su declaración, Terciado reconoció que se hacían en concepto de sueldo y por su dedidación al cargo y compensación por vivir en Madrid para ejercer su función, pero se da la circunstancia de que la patronal Cepyme no contempla sueldo alguno para el cargo de presidente. Su antecesor en el cargo, Jesús Bárcenas, ha negado que tuviera sueldo y asegura que solo se le compensaban los gastos por representar a Cepyme, nunca una retribución. Así que Terciado habría cobrado de manera no autorizada. Además, y con posterioridad, aprobó para sí mismo un contrato de alta dirección por el cargo que ostenta y por el que cobra de Cepyme una cantidad cercana a los 150.000 euros anuales.

 

Tras esta declaración, el juez ha decidido imputar a la cúpula de Cepyme. Y lo ha hecho tras oponerse la Fiscalía a que el asunto fuera archivado. En un informe al que ha tenido acceso TRIBUNA, el Ministerio Fiscal se opone al archivo porque existen elementos probatorios para entender que los hechos investigados podrían ser constitutivos de delitos de falsedad, estafa o apropiación indebida, que es lo que se reclama en la querella de la patronal salmantina.

 

Además, en su informe solicita que se reclamen los libros de cuentas de Cepyme, Ingasert y Tecrucyl correspondientes a los ejercicios 2010, 2011 y 2012 para que un perito analice las partidas en las que se reflejan pagos a las empresas de Terciado y averigue en concepto de qué se han hecho.

Noticias relacionadas