El 'Ferrari' de Alonso se ahoga de nuevo en otra exhibición de Hamilton

El piloto español tuvo que abandonar en la tercera vuelta por un problema eléctrico, otro más en una temporada aciaga.

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes) ha conquistado la victoria en el Gran Premio de Japón, que se celebró en el circuito de Suzuka, mientras que el español Fernando Alonso (Ferrari) tuvo que abandonar en la tercera vuelta por problemas en su monoplaza.

  

Hamilton, que logró su octavo triunfo de la temporada, se impuso en el trazado nipón por delante de su compañero, el alemán Nico Rosberg. El podio lo completó el también germano Sebastian Vettel (Red Bull) en una prueba marcada por la lluvia y que se dio por finalizada en la vuelta 44.

  

El británico fue el más fiable en Suzuka y ya lidera la clasificación general con 10 puntos de ventaja sobre Rosberg, que no deja de apretar a su compañero de equipo en este tramo final de la temporada. Y únicamente restan cuatro pruebas --la última puntúa doble-- para decidir quién será el nuevo campeón mundial.

  

Los neumáticos intermedios fueron los protagonistas en Japón en un domingo que estuvo marcado por el tifón 'Phanfone', que había amenazado con adelantar el horario de la prueba durante todo el fin de semana. Sin embargo, todo fue según lo previsto hasta el pistoletazo de salida, momento en que el Caterham de Marcus Ericsson salió de pista y organizó el caos en Suzuka.

  

La accidentada salida provocó la detención del Gran Premio que, cuando fue reanudado, dejó el abandono del Ferrari Fernando Alonso, que vio cómo se detenía su coche en la tercera vuelta. El ovetense intentó solucionar la avería, pero el monoplaza se quedó "sin fuerza", explicó tras la prueba.

  

El bicampeón del Mundo no dudó en resignarse, justo en la semana en la que se han anunciado cambios para el próximo curso. Aún así, ningún resultado de aquí a final de temporada cambiará la decisión del asturiano, que tiene pensado su futuro "desde hace varios meses", añadió en el 'pit lane'.

  

El caso es que la lluvia decidió convertirse en protagonista para no dejar de serlo durante todo el domingo. La fiabilidad de los Mercedes bajo el agua dio licencia a Hamilton y Rosberg a proseguir con su batalla, con el permiso del también inglés Jenson Button, un auténtico maestro en conducir con lluvia para finalizar en la quinta posición.

  

Se coló entre medias Sebastian Vettel, que concluyó tercero, y también su compañero Daniel Ricciardo, que tampoco va nada mal en situaciones de lluvia, para concluir cuarto. En cualquier caso, un Gran Premio deslucido que acabó con un accidente de Jules Bianchi, que estaba descalificado a tres vueltas para el final.

 

ACCIDENTE DE BIANCHI

  

La dificultad para conducir y tener visibilidad obligó a la FIA a suspender la prueba en la vuelta 44 --faltaban siete para el final-- para así evitar problemas en el trazado. Sin embargo, el coche de Jules Bianchi impactó contra la grúa que estaba retirando el monoplaza de Adrian Sutil, accidentado vueltas atrás.

  

"El piloto no tiene consciencia. Ha sido trasladado al hospital con una ambulancia porque el helicóptero no puede volar con este tiempo", explicó la FIA en un comunicado nada más concluir la prueba en Japón.