El expediente disciplinario a 16 bomberos sigue su curso

(Foto:E.Press)

El alcalde señala que “hay unos hechos y se han analizado” y que hay que “dejar trabajar a los instructores” de los expedientes para que finalmente decidan “si hay sanción o no”

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha señalado que siguen su curso los expedientes disciplinarios a 16 bomberos de la ciudad que participaron en una protesta en la inauguración del Torre de Fuego en el Parque de Bomberos.

 

El primer edil ha explicado que “hay unos hechos y se han analizado” y ha abogado por “dejar trabajar a los instructores” de los expedientes para que finalmente decidan “si hay sanción o no”.

 

Así lo ha indicado después de que un joven, A.G.V., haya intervenido en el pleno municipal para pedir que se archiven los expedientes disciplinarios porque, a su parecer, “han resultado aleatorios y, por tanto, injustos, que atentan contra la libertad de expresión y suponen una medida intimidatoria”.

 

Tras su intervención, el portavoz del equipo de Gobierno, Fernando Rodríguez, ha manifestado que los bomberos afectados “no estaban de servicio”, accedieron “sin autorización” al interior de las instalaciones y fueron protagonistas, según sus palabras, de gritos, cánticos, eslóganes, activación de petardos y “algún insulto”.

 

Fernando Rodríguez ha apuntado que el equipo de Gobierno tomó la decisión de abrir el proceso por no manifestarse “dentro de los cauces y los límites establecidos” en la normativa.

 

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento, Enrique Cabero, ha subrayado que “no se ha dado la circunstancia para que se abra un expediente de esta índole” y ha incidido en que sus compañeros del PSOE “no comparten las actuaciones iniciadas”. “No nos ha gustado cómo se ha gestionado el asunto”, ha añadido.

 

PROTESTA

 

El grupo de bomberos de Salamanca accedió el pasado 13 de febrero a una simulación en las nuevas dependencias del Parque Municipal de Bomberos con cánticos y una pancarta en la que se pedía menos gasto en "cosas accesorias" y mayor inversión en servicios básicos como la educación y la sanidad.

 

Según uno de los bomberos en el momento de los hechos, Juan Carlos Zúñiga, que tomó la palabra en nombre de sus compañeros, el motivo de la protesta fue que el consejero de Fomento, Antonio Silván, y el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, habían asistido a la puesta en servicio de un nuevo sistema de entrenamiento en fuego para bomberos y que, a su parecer, era una inversión de más de un millón de euros que se podía haber retrasado a tiempos de mayor bonanza económica.

 

Zúñiga señaló durante la protesta que "hay que tener en cuenta otras prioridades",  evitar gastos en "cosas accesorias y sospechosas" y promover inversión en servicios sociales que es "lo que necesita realmente la gente".

 

En este sentido, indicó que actualmente son "más importantes" otras cosas que ese nuevo sistema de formación y que la iniciativa de los bomberos había surgido para solidarizarse con "gente que lo está pasando muy mal".

 

Durante la protesta, los participantes, ataviados con el traje de bomberos, portaron una pancarta en la que se podía leer: "Torre, 1.034.423 euros ¡Despilfarro! Menos políticos. Más educación, más sanidad, más seguridad".