El espíritu unionista inunda el Helmántico para salvar el futuro del equipo charro

Cientos de salmantinos participaron en las actividades organizadas desde el club con una paellada para los asistentes

Salamanca huele a fútbol más que nunca y es que cuando las cosas vienen mal dadas, la afición responde; y lo hace porque el equipo se juega su futuro, el ser o no ser en un año en el que ha atravesado por muchos problemas que le han hecho permanecer un año más en Segunda B y entrar en ley Concursal.

Por eso, la afición ha respondido una vez más a las exigencias del club y ha participado en el Día del Unionismo con el único objetivo de llenar el estadio y demostrar a la gente que puede solucionar el problema que está con el equipo. El tiempo ha respetado la hora de la comida y el ánimo de los allí presentes tenía una mirada fija al cielo para que los seguidores no se echaran para atrás.

Y para muestra un botón: el jugador de la UD Salamanca, Yuma, que no puede estar con sus compañeros en el campo, estuvo en la paellada apoyando iniciativas como ésta junto a su novia, un gesto que sin duda, le honra.

Por eso, el ambiente en el estadio del equipo charro era muy bueno con los aficionados esperando una deliciosa paella como prolegómeno al partido frente a la Arandina en el que los charros se juegan mucho más que tres puntos, que en días como hoy, son lo de menos.