El espeleólogo José Antonio Martínez llevaba 20 años federado y llevaba "meses" preparando el viaje

José Antonio Martínez, el inspector jefe de la Policía Nacional que ha fallecido este fin de semana junto a otro compañero al no superar la gravedad de las heridas sufridas en una sima de Uarzazate, al sur de Marruecos, llevaba 20 años inscrito en la Federación Andaluza de Montañismo y preparaba desde hacía al menos cuatro meses la expedición espeleológica.

Así lo han confirmado fuentes policiales, que han destacado que el inspector, quien sufrió una contusión en la cabeza y una fractura en la pierna, era un "experimentado" montañista.

El hombre, de 41 años, estuvo destinado dos años en Tarragona al inicio de su carrera profesional como policía, de forma que posteriomente se trasladó a la Comisaría de Almería, donde en un primer momento formó parte de la Policía Científica durante un año aproximadamente.

Casado y padre de una niña de cinco años y un hijo de dos, José Antonio Martínez ha permanecido durante los últimos siete años en la Brigada de Extranjería y Fronteras tras solicitar su traslado. En concreto, formó parte del Grupo de Expedientes y Expulsiones.

El inspector, natural de Granada, se licenció en Ciencias Empresariales en su ciudad natal y se casó con una empleada de la Agencia Tributaria. Sus compañeros han destacado de él que era una "gran persona", "cariñoso" y "atento", quien sentía "un gran amor por sus hijos".