El español como enseñanza, como negocio y como futuro

 
El encuentro de más de 700 profesores de español de todo el mundo, que acoge desde hoy Salamanca, no sólo es una importante plataforma de intercambio de experiencias entre docentes que imparten nuestro idioma en países no hispano hablantes, es también una referencia sin precedentes para una ciudad que pretende, por méritos propios, ser la capital mundial del español. Es verdad que este encuentro internacional debería venir avalado con una mayor difusión, que hubiera sido necesario un mayor esfuerzo de comunicación, pero también es cierto que las instituciones participantes, desde la Junta, la Universidad, el Instituto Cervantes, el Ayuntamiento de Salamanca o las academias, saben muy bien que una cita de estas características es fundamental para apoyar el castellano a nivel académico y también económico. La difusión y la promoción de la lengua, la cultura y la historia de Castilla y León son una apuesta de futuro precisamente porque mantienen el gran legado del pasado, y conjugar ambas riquezas sólo puede arrojar buenos resultados. De forma paralela, una feria promocionará la labor de más de 40 empresas e instituciones públicas y privadas, lo que da lugar al evento mundial de mayor afluencia de profesionales relacionados con la enseñanza del español, en una ciudad, Salamanca, que tiene mucho que ofrecer en la defensa y promoción del castellano, pero también mucho que aprender para seguir creciendo en calidad y en cantidad.