El equipo de Gobierno mantiene la única voz discrepante en cuanto a las compensaciones

Alfonso Fernández Mañueco y el concejal Carlos García Carbayo.

El teniente de alcalde Fernando Rodríguez se pone en frente de la oposición y defiende legalizar la situación actual poniendo en marcha la modificación puntual aprobada en diciembre de 2014.

El teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, tiene uno de los papeles protagonistas en el entuerto urbanístico-legal generado con El Corte Inglés. De hecho, es el único concejal superviviente en el equipo de Gobierno de los que lo formaban cuando se firmó el convenio para los grandes almacenes, un documento anulado que ha echado por tierra el sustento de las licencias y clave para entender la situación de ilegalidad en la que ha quedado el edificio. Así que su postura en la reunión de la junta de portavoces convocada para analizar la situación tiene el suficiente peso como para que sea importante.

 

En este sentido, y según las fuentes consultadas, Rodríguez ha sido prácticamente la única nota discordante en una cuestión clave: las compensaciones. El hecho de que el centro comercial tenga que ofrecer contrapartidas que equilibren la balanza entre lo que se le concedió y lo que le corresponde es postura unánime de los grupos de la oposición. Así lo consensuaron PSOE, Ciudadanos y Ganemos Salamanca el pasado viernes y así lo han manifestado en la reunión de este lunes. Una postura que ha calado en casi todos los asistentes, con la excepción del teniente de alcalde Rodríguez. Ni Fernández Mañueco ni García Carbayo se mostraron tan en contra de las compensaciones.

 

Hay que tener en cuenta que la vía de las compensaciones se ha abierto paso a través de la principal 'brecha' causada por la sentencia del Supremo que anuló la parte del Plan General de Ordenación Urbana y las licencias urbanística, ambiental y de apertura que se concedieron sobre su base. El motivo, el aprovechamiento y beneficio excesivo con respecto a lo que le correspondía, y el daño hecho a los intereses del patrimonio municipal.

 

La resolución pone de manifiesto que el centro comercial edificó en el antiguo cuartel una cantidad de metros muy por encima de lo que correspondía y que lo hizo en virtud de la modificación del PGOU aprobada 'ad hoc'. Con toda su base urbanística anulada, la oposición considera que es momento de pedir compensaciones a los grandes almacenes y serán inflexibles en esta cuestión. Esto es algo que han dejado claro los tres portavoces de la oposición y que pone a Fernández Mañueco ante su posición de minoría en el pleno.

 

En su lugar, Rodríguez ha planteado aplicar 'tal cual' la modificación puntual del PGOU impulsada en diciembre de 2014, que ha estado en fase de exposición y que cuenta con al menos tres alegaciones particulares, además de 'peros' de técnicos y Junta. Aplicar esta modificación permitiría no tener que hacer compensaciones ya que cambia la calificación del suelo, de no consolidado a consolidado, y legaliza directamente El Corte Inglés tal y como está, en su situación actual, aunque para ello tendría que superar su tramitación. Y también libraría al concejal Rodríguez de la presión de tener que asumir responsabilidades por las decisiones tomadas en el pasado. Razón suficiente para apuntarse a la vía de la no obligatoriedad de las compensaciones.

Noticias relacionadas