El entierro de la Sardina despide el Carnaval en Peñaranda

Un momento del entierro de la sardina en Peñaranda de Bracamonte

Decenas de personas presenciaron el tradicional entierro de la sardina con el que se despidió el programa del Carnaval preparado por el Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte

Minutos antes de las cinco y media de la tarde salieron de la Casa Consistorial peñarandina las plañideras vestidas de negro que acompañaron a la sardina en su tradicional entierro. Durante el recorrido, un obispo y un cura recitaron unas particulares letanías con las que se cerraban las fiestas de Carnaval.

 

Este entierro de la sardina que se repite en otras muchas localidades de España es un desfile carnavalesco que parodia a un cortejo fúnebre que termina con la quema de un ataúd simbólico. Con esta actividad simbólicamente se entierra el pasado para renacer con fuerza. En Peñaranda son muy características las letanías, así como la quema en el fuego de la sardina de las gargantillas de San Blas.

 

Tras el entierro tuvo lugar una degustación de sardinas en aceite y de vino. Todo el acto estuvo amenizado por la dulzaina alborada.