El entierro de la sardina cierra las fiestas de Carnaval

Decenas de personas acudieron al tradicional entierro de la sardina, con el que se cerró la fiesta del Carnaval, organizada por el Ayuntamiento de Peñaranda y que a continuación invitó a los vecinos a una sardina en lata y a un refresco

Las plañideras o viudas acompañaron la representación de la sardina que salió con su féretro desde la Casa Consistorial y que, tras ello, recorrió las plazas de la Constitución y Peñaranda. La comitiva, en la que no faltó una persona vestida de obispo, y otra de sacerdote, contó con la dulzaina alborada. 

 

La comitiva hizo varias paradas en las que los asistentes no dudaron en responder las particulares letanías. Tras el recorrido, se procedió a la quema del ataud. Muchas personas echaron además al fuego las gargantillas de San Blas. 

 

Tras el entierro de la sardina, el Ayuntamiento de Peñaranda repartió refrescos y vino, junto a sardinas en aceite, a todas las personas que acudieron a esta particular merienda, con la que se cerró el programa de actos del Carnaval, promovido por el Consistorio peñarandino.